El diálogo en Nicaragua se instaló hoy. Oscar Sánchez/Metro
El diálogo en Nicaragua se instaló hoy. Oscar Sánchez/Metro

Destacado, Managua, Nacionales por EFE y Edición Web,

La primera sesión de la mesa de diálogo nacional en Nicaragua, instalada hoy para buscar a una salida a la crisis que ha dejado, según los estudiantes, 68 muertos en las últimas semanas, culminó marcada por duros reproches, principalmente, entre los estudiantes y el presidente Daniel Ortega.

La instalación del diálogo en Nicaragua puso en una misma mesa a Ortega, los universitarios que lideran las protestas en este país, empresarios y sociedad civil.

Tras la presentación de la iglesia Católica, mediadora y testigo en el diálogo en Nicaragua, Ortega es quien formalmente tomó primero la palabra, aunque antes los universitarios le lanzaron duras críticas y luego le correspondió a la sociedad civil exponer sus ideas.

El mandatario, que llegó junto con su esposa y bajo fuertes medidas de seguridad al Seminario Interdiocesano Nuestra Señora de Fátima, al oeste de Managua, fue recibido con reproches de numerosos manifestantes.

Pasadas las 10:15 am hora local comenzó el acto de instalación del diálogo y justo cuando los obispos, los mediadores del proceso, daban la palabra a Ortega, los universitarios presentes en la mesa gritaron “¡eran estudiantes, no eran delincuentes!”, en relación a los muertos durante las protestas.

Lo que dijo Ortega

“Hemos invitado a la CIDH, para que acompañe ese esfuerzo, que nos den (los universitarios) la lista de cuántos muertos y desaparecidos hay en Nicaragua, que no se utilice la mentira. Que nos pasen la lista, también a los señores obispos, ahí vamos a demostrarles que no hay un solo desaparecido, ni un solo preso, todos fueron liberados”.

Vista de la mesa del diálogo nacional en el Seminario de Fátima de Managua. Uriel Velásquez/Metro

La policía ha sido víctima de esta campaña, la policía tiene órdenes de no disparar y la prueba es que cuando se atacó el cuartel de Masaya, donde estaba la policía protegiéndose en el cuartel, durante ese ataque la policía no disparó y resistió varias horas y no disparó”.

“Aquí todos los días marchan estudiantes, a lo largo de la carretera a Masaya. Hay zonas de seguridad, como todo el país, allí no se les ha reprimido, y al contrario salen bandas paramilitares, desgraciadamente los que se han tomado las universidades (la Upoli) tienen un arsenal de armas, vayan ustedes, una delegación, y encontrarán todo tipo de armas”.

“A la (policía) no la llegan a atacar con morteros, sino con armas de fuego, la llegan a atacar con AK, eso explica por qué en Matagalpa tenemos cuatro oficiales heridos. Esos no son angelitos los que andan balaceando, aquí lo importante es que nosotros tenemos pruebas de que la policía solo actúa cuando la población los llama”.

Lo que dijo el universitario Léster Alemán

“Le pedimos (a Daniel Ortega) que ahorita mismo ordene el cese a estos ataques, represión y asesinato por parte de las fuerzas paramilitares de sus tropas y de las turbas del gobierno”.

“Esta no es una mesa de diálogo, es una mesa para negociar su salida y lo sabe muy bien. Aquí están todos los sectores clamándole a usted, como jefe supremo de la policía, que ordene el cese al fuego inmediato”.

“¿Usted sabe cuánto tiempo nos va a tomar volver a respetar a alguien con uniforme? Nos va a tomar mucho tiempo, porque son asesinos, porque nos han matado y nos siguen matando”.

Lo que dijo Víctor Cuadras, otro de los líderes universitarios

“Aunque el señor presidente niegue el sufrimiento del pueblo, en Nicaragua hay más de 68 madres que están llorando por la pérdida de sus hijos”.

Las palabras de Monseñor Juan Abelardo Mata, obispo de Estelí

“Le pido a usted, señor presidente, que repiense con su gabinete los caminos que ha recorrido. (Porque) ha comenzado, con dolor lo digo, una revolución no armada, si quiere usted desmontar la revolución no es a fuerza de presión, ni balas de goma y plomo”.


Noticias Relacionadas