A pocas horas de iniciar el diálogo nacional, se confirmó la muerte de una persona más en Matagalpa. EFE
A pocas horas de iniciar el diálogo nacional, se confirmó la muerte de una persona más en Matagalpa. EFE

Destacado, Managua, Nacionales por Noelia Celina Gutiérrez,

Al cumplir 28 días la crisis en Nicaragua, será iniciado hoy miércoles un diálogo nacional entre el gobierno, los estudiantes y el sector privado, en medio de condiciones caóticas: enfrentamientos, saqueos, tranques en varios departamentos y escasez de alimentos y gasolina.

Un muerto más fue reportado la noche del martes en Matagalpa, que se suma a los más de 50 fallecidos y 500 heridos en enfrentamientos desde el 18 de abril.

Los obispos de la Conferencia Episcopal, al convocar el lunes al diálogo, reconocieron que las circunstancias para iniciarlo no eran las “idóneas”, pero muchos sectores continúan considerando que es la mejor opción para resolver la crisis en Nicaragua.

Los obispos habían condicionado la convocatoria de la mesa de diálogo nacional al cumplimiento de una serie de “premisas ineludibles” por el Gobierno: anuencia para el ingreso de la

Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la supresión de los cuerpos paramilitares, el cese inmediato de la represión y el ofrecimiento por el Gobierno de “signos creíbles de su voluntad de diálogo y paz”.

Aunque el gobierno anunció que acogía las cuatro premisas e invitó a la CIDH a que visitara el país “en el menor tiempo posible”, a juicio de la mayoría de invitados al diálogo, este no ha dado signos creíbles que demuestren su disposición de dialogar, principalmente porque las acciones de grupos afines al gobierno y de agentes del orden público han continuado, enfrentándose con los manifestantes. En los últimos días han ocurrido enfrentamientos violentos en Matagalpa, Masaya y Chontales.

Las personas recorrieron unos dos kilómetros desde la avenida Universitaria hasta llegar a una colina donde se encuentra la DAJ. EFE

No obstante, la anuencia del Gobierno a que entre la CIDH al país fue clave en la decisión de los obispos de ponerle una fecha inmediata al diálogo.

La única salida

Los representantes estudiantiles, de la sociedad civil y del sector privado invitados a participar en el diálogo nacional, consideran que dialogar es la única ruta para lograr la democratización del país. “Vamos a tomar el riesgo”, aseguraron.

Ernesto Medina, rector de la Universidad Americana (UAM), es uno de los que sigue apostando por el diálogo “honesto y sincero” como “la única salida posible, sin más derramamiento de sangre”, para dar respuesta a “la sociedad nicaragüense que exige se respeten sus derechos y que se inicie un proceso que llegue a construir una Nicaragua democrática, con paz y justicia para todos y todas”.

Medina, quien en un primer momento había sido invitado a participar del diálogo por los obispos, finalmente confirmó ayer que no será uno de los participantes.

Según el académico, el Gobierno manifestó a los obispos que si se le incluía como parte de los dialogantes, el diálogo no se realizaría. “Los representantes del Gobierno reiteradamente manifestaron que el caso estaba ya decidido y cerrado y que no era negociable”, expresó Medina en una carta publicada en sus redes sociales.

Francisca Ramírez, integrante del Movimiento Campesino, tampoco participará en el diálogo y ayer dijo que su movimiento se mantendrá en las calles hasta que se haga justicia y se castigue a los responsables de las muertes y heridos durante protestas contra el Gobierno.

Dialogantes

Aunque la Conferencia Episcopal de Nicaragua no ha dado a conocer de forma oficial la lista de personas que participarán en el diálogo nacional, los representantes de la sociedad civil, empresa privada, sector académico, estudiantil y de sindicatos, se han conocido algunos nombres porque fueron llamados por los obispos para discutir los puntos de agenda desde hace semanas.

Siguen las protestas en Nicaragua / EFE

En la mesa de diálogo también estará el presidente de la República, Daniel Ortega, según anunció ayer la vicepresidenta Rosario Murillo; aunque esta no especificó si Ortega estará solamente en la apertura del diálogo o si participará en todos los encuentros.

A pocas horas de iniciar el diálogo nacional, se confirmó la muerte de una persona más en Matagalpa, una de las ciudades donde ocurrían enfrentamientos entre policías, fuerzas de choque y protestantes antigubernamentales. El tema central del diálogo será la institucionalidad para democratizar el país.

Los mediadores del diálogo serán cinco: el cardenal Leopoldo Brenes (arzobispo de la Arquidiócesis de Managua; monseñor Silvio Báez; obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua; monseñor Rolando Álvarez, obispo de Matagalpa; monseñor Jorge Solórzano, obispo de Granada; y monseñor Bosco Vivas, obispo de la Diócesis de León.

Los representantes de las organizaciones civiles serán Azahalea Solís, dirigente del Movimiento Autónomo de Mujeres; Carlos Tünnermann, jurista y exdiplomático; y Luis Sánchez Sancho, exdiputado y miembro de la sociedad civil.

Por la empresa privada irán José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep); María Nelly Rivas, presidenta de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua (AmCham); Juan Sebastián Chamorro, presidente de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides); Michael Healy, presidente de la Unión de Productores Agropecuarios de Nicaragua (Upanic); y Álvaro Vargas, presidente de la Federación de Asociaciones Ganaderas de Nicaragua (Faganic).

Como representantes de los trabajadores estarán Sandra Ramos, directora del Movimiento de Mujeres Trabajadoras y Desempleadas María Elena Cuadra; Luis Barbosa y Roberto González, ambos dirigentes de la Central Sandinista de Trabajadores (CST); y José Antonio Zepeda, presidente de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden).

Por el sector académico solo han sido confirmados el padre jesuita José Idiáquez, rector de la Universidad Centroamericana (UCA) y Telémaco Talavera, presidente del Consejo Nacional de Universidades (CNU) y rector de la Universidad Nacional Agraria (UNA).

Según Ernesto Medina, en la propuesta del Gobierno hecha a los obispos, su lugar sería ocupado por la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), Ramona Rodríguez; pero la participación de esta no ha sido confirmada.

Los estudiantes universitarios no han revelado quiénes los representarán por motivos de seguridad, pero aseguraron que ya tienen los nombres definidos. Extraoficialmente, también se conoció que serán cinco puestos destinados para los estudiantes.

Agenda

Los obispos anunciaron que el tema central del diálogo multisectoral será la institucionalidad del país, con el objetivo de ir allanando el camino hacia su democratización.

El sector privado y los estudiantes también esperan que uno de los temas de agenda sea la implementación de justicia para los responsables de las muertes ocurridas en el contexto de las protestas iniciadas en el mes de abril, causadas en su mayoría, según protestantes y organismos de derechos humanos, por agentes policiales y grupos armados afines al Gobierno.


Noticias Relacionadas

El arzobispo de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) Leopoldo Brenes, expresó que las autoridades policiales deben dia...

por José Isaac Espinzoa /Metro Nicaragua.