La Alianza citó a los nicaragüenses a realizar este miércoles una “cadena humana” por más de dos kilómetros de extensión por las calles de Managua. EFE
La Alianza citó a los nicaragüenses a realizar este miércoles una “cadena humana” por más de dos kilómetros de extensión por las calles de Managua. EFE

Nacionales por EFE,

La directora regional de la entidad reitera que estas manifestaciones en contra del Gobierno no se deben a una ideología, sino a denominadores comunes de “autoritarismo y abuso”.

Sorprendidos por la “anuencia” del Estado de Nicaragua de permitir una visita “in loco” de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) exigirá la creación de un ente independiente que investigue las más de 50 muertes.

Marcia Aguiluz, la directora para Centroamérica y México de esta organización no gubernamental y sin fines de lucro, fundada por destacados defensores y activistas del continente para velar por las víctimas de violaciones a sus derechos humanos, manifestó en una entrevista telefónica con Efe que este es un punto central.

Convencida de que la visita de la comisión a Nicaragua es un paso trascendental, la última vez que lo hizo fue hace 26 años —en 1992—, la experta denunció que en el país las violaciones a los derechos humanos no están siendo “debidamente investigadas” y que no hay condiciones “a nivel interno” que permitan garantizar el acceso a una justicia independiente.

Por esta falta de capacidades y requisitos, Aguiluz reitera que la creación de un “mecanismo de seguimiento independiente”, formado por personas “con experiencia, sin vínculos con el Gobierno, con capacidades técnicas y facultades para coordinar la investigación”, es imprescindible para saber “qué ha pasado” y “que se juzgue y se sancione”.

Esta es una de las peticiones que la Cejil, que acompañará a la Comisión en esta visita —que se espera que llegue a Nicaragua “a finales de esta semana o comienzos de la próxima”—, demandará tras 28 jornadas de protesta a favor y en contra del presidente, Daniel Ortega.

La situación “de crisis” en este país, donde hay “un pueblo históricamente revolucionario” que era de esperar que estallase por la represión histórica que sufre, es lo que ha motivado la premura de la visita de la comisión, junto con “la desesperación de la ciudadanía”, que vive enfrentamientos, protestas y saqueos a pesar del llamado al diálogo en una mesa intersectorial que empieza este miércoles.

Esperan “buena voluntad del Estado”

Es en esta mesa donde Aguiluz espera que se escuche a los diversos sectores en una conversación inclusiva —con la presencia de aquellas voces olvidadas y calladas durante años— en la que se pongan sobre la mesa “las demandas” y el Estado empiece “a demostrar buena voluntad” y cese la represión.

Son estos actos de violencia uno de los hechos que más preocupa a la Cejil, que ve cómo las protestas de la ciudadanía están siendo reprimidas por “grupos de choque afines al Gobierno”, una práctica que “debe cesar”, junto con el cierre de espacios democráticos o la retención de personas.

“Tienen que tomarse decisiones que permitan avanzar a una democracia real y los derechos políticos en este contexto son claves”. Marcia Aguiluz.

Históricamente, continúa, el Gobierno de Nicaragua “no ha hecho absolutamente nada” para cambiar su forma de actuar y sigue usando viejas prácticas —como la policía o los grupos de choque— para controlar a la ciudadanía, una situación que se ha denunciado “desde hace muchísimo tiempo”.

Esto se ve en los saqueos, “provocados para desestabilizar más al país y señalar que las protestas no están siendo pacíficas”, por lo que es necesaria una “mayor investigación para determinar quiénes son los responsables”, porque no pueden quedarse olvidados en el cajón de “la impunidad” y hacer “borrón y cuenta nueva”.

¿Cómo garantizarán la justicia y reparación para las víctimas?

Ante todo este contexto, para la Cejil es indispensable que el Gobierno explique cómo “se van a garantizar los derechos de justicia y reparación para las víctimas” y cuales son las medidas que se tomarán para el “fortalecimiento de la democracia”.

La directora regional de la entidad reitera que estas manifestaciones en contra del Gobierno no se deben a una ideología, sino a denominadores comunes de “autoritarismo y abuso”.

“Tienen que tomarse decisiones que permitan avanzar a una democracia real y los derechos políticos en este contexto son claves. Hay que hacer reformas para permitir el paso a un país más democrático”, proclamó. La directora regional de la entidad, que ve como un “momento muy importante” el que vive actualmente Nicaragua, reitera que estas manifestaciones en contra del Gobierno no se deben a una ideología, sino a denominadores comunes de “autoritarismo y abuso” que practican tanto los Gobiernos de izquierda o de derecha.

Aunque es consciente de que la coyuntura actual no es la idónea para el diálogo, insiste en que hay que “agotar las vías pacíficas” y espera que el Gobierno “muestre su buena voluntad y empiece a ceder en este totalitarismo”, aunque por el momento solo han respondido obligados a la “presión” de la ciudadanía.

Son las exigencias de la población, producto de “un hartazgo de un país que no avanza y en el que todos los espacios democráticos están cerrados”, los que han despertado a los nicaragüenses para no dejarse silenciar más y denunciar cómo están.


Noticias Relacionadas