Laura Dogu. Archivo
Laura Dogu. Archivo

Destacado, Nacionales por José Denis Cruz /Metro Nicaragua,

La embajadora de Estados Unidos en Managua, Laura F. Dogu señaló que el uso de tecnología más avanzada y la innovación son muy importantes para el aumento de la productividad en el país.

La diplomática puso de ejemplo este miércoles a dos empresas nicaragüenses que han empezado a tomar medidas automatizadas de cara al futuro. “Banpro (Grupo Promerica) está utilizando inteligencia artificial para responder a preguntas de los clientes, y Nimac, está usando tecnología satelital para monitorear el uso eficiente y mantenimiento adecuado del equipo que vende”, destacó.

Para Dogu, quien dictó la conferencia “El camino hacia 2030 comienza hoy”, Nicaragua puede escoger entre captar mercados emergentes e industrias de crecimiento creadas por la Cuarta Revolución Industrial, o bien quedarse atrás mientras otros países aprovechan esas oportunidades.

“Muy a menudo, los nicaragüenses se conforman con los mismos métodos que utilizaban sus abuelos, que si bien honran la tradición, pero sacrifican ganancias”, planteó la embajadora durante su intervención ante empresarios.

A su criterio, los ciudadanos de cada país deben tomar sus propias decisiones, pero lo importante es que la conversación acerca del futuro sea de una manera franca y abierta, respetándose los unos a los otros y con fidelidad a los hechos.

Cortesía

“Todos los miembros de la sociedad tienen que participar en estas conversaciones, no solo los funcionarios del Gobierno o los líderes de grandes empresas; también los líderes comunitarios fuera de Managua y los trabajadores que estarán encargados de la implementación de las decisiones”, consideró la diplomática.

Beneficios

La diplomática expresó que una de las principales características de la Cuarta Revolución Industrial ha sido el incremento de la automatización. “Esto tiene gran importancia porque la principal ventaja competitiva que ofrece Nicaragua es su mano de obra de bajo costo”, comentó.

“Pero en la medida que más actividades sean realizadas por robots, el costo de la mano de obra se vuelve irrelevante. Entonces, la innovación y el conocimiento se convierten en motores del desarrollo”, explicó Dogu.

Dijo que, hasta cierto punto, un menor desarrollo puede representar una ventaja y ejemplificó cómo África está muy adelantada en comparación con Estados Unidos en cuanto al desarrollo de nuevas y creativas formas de hacer negocios bancarios móviles.

La razón es que ese continente no cuenta con una industria preexistente y de tamaño considerable que requiera modificación para incorporar nueva tecnología. “Nicaragua está en una situación similar, aunque con mayores recursos económicos que muchos países africanos”, indicó la embajadora.

La representante de Estados Unidos exhortó a los nicaragüenses a determinar qué acciones van a tomar ahora para que en 2030 la palabra con la que se describa a Nicaragua sea “sostenible” en vez de “incierta”.

Recomendación

Dogu se refirió a muchos posibles caminos hacia el 2030, pero indicó tres aspectos que las empresas toman en cuenta: el costo de la mano de obra, el costo de la energía y la calificación del personal. “Hasta hora, Nicaragua ha dependido mayormente del bajo costo de su mano de obra. Pero, en la Nicaragua del 2030 esta opción no es viable. Por lo que si no desea quedarse rezagada, debe enfocarse en generar energía con precios competitivos y preparar a su juventud”, advirtió.


Noticias Relacionadas