Dreamstime
Dreamstime

Destacado, Nacionales por José Denis y Manuel Bejarano,

Empresarios nicaragüenses descartan que la marca Juan Valdez sea una amenaza para el café de Nicaragua, cuando entre al país esta semana. Sí admiten que habrá una competencia fuerte.

“En los mercados globalizados de hoy es común que nos aparezcan competidores de otros países. Igual es nuestra meta también poder competir en el mercado global. Nuestra categoría es una ya competida y nos seguiremos esforzando para mantener una posición de liderazgo”, dice Gian Marco Palazio, presidente de Café Las Flores.

Una opinión similar expresan Carlos Bendaña, presidente de la Asociación de Cafés Especiales de Nicaragua (ACEN); Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN); el productor Henry Hüeck, con fincas de café en Matagalpa, Jinotega y Nueva Segovia; y el presidente de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua (APEN), Guillermo Jacoby.

La empresa Distribuidora César Guerrero S.A. (Dicegsa) informó a Metro que desde este mes distribuirá el café Juan Valdez, una marca colombiana que se ha posicionado bien en varios mercados internacionales.

El nuevo café importado estará de inicio en los supermercados del país y en el aeropuerto internacional de Managua, con la meta de ser distribuido en, al menos, 120 puntos comerciales. Palazio agregó que su empresa tendrá la oportunidad de demostrar en el mercado nicaragüense que Café Las Flores es una marca de calidad global y que “no hay que comprar un producto importado para tener una experiencia de excelencia todos los días”.

Archivo

 

“No representa una amenaza, porque nuestros cafés son sumamente competitivos. Como yo siempre he dicho, el café de Nicaragua es el mejor que hay en el mundo; por ende, ningún otro café que venga al mercado nacional nos vendrá a hacer ruidos. Todo lo contrario, se le da la bienvenida, porque hay libre mercado y, asimismo, nosotros también podemos incursionar en el mercado de Colombia”, comentó Carlos Bendaña, presidente de ACEN.

Sugieren trabajar en la presentación del producto

Aura Lila Sevilla, presidenta de la Alianza Nacional de Cafetaleros de Nicaragua (ANCN), recordó que Nicaragua tiene una economía de libre mercado. “En una economía abierta, la competencia siempre es sana y nos hace ser más competitivos en cuanto a precios y calidad. Nosotros, como productores, no vemos una amenaza porque igual hemos estado, aunque no tan abiertamente, en un proceso de promover un consumo de café de calidad”, explica.

La representante del sector cafetalero sostiene que los empresarios de Nicaragua deben tomar como un reto la presencia de una marca extranjera, como Juan Valdez, y mejorar la agroindustria del café.

Sugiere trabajar en la presentación de los cafés que se venden en el país, en el registro de las marcas y en los registros sanitarios, entre otros aspectos.

Sevilla dice que la agroindustria del café de Nicaragua se limita a vender café tostado o molido, y las cafeterías a un menú de bebidas calientes o frías a base de café. En cambio, en países como Colombia y Brasil existen diferentes tipos de presentaciones del producto y una oferta de bebidas más diversificada. Sevilla afirma que el café nicaragüense tiene puntos a favor, para competir con Juan Valdez. En primer lugar, “producimos un café de muy buena calidad. La diferencia es que ellos se saben mercadear, saben sacarle provecho a esa calidad”, destacó.
Además, “los turistas que vienen al país quieren llevarse algo autóctono de Nicaragua, por lo tanto, si quieren llevar café, llevarán café nicaragüense”.


Noticias Relacionadas