Los detenidos, en principio, fueron trasladados a las celdas de la estación departamental de Chinandega / Archivo
Los detenidos, en principio, fueron trasladados a las celdas de la estación departamental de Chinandega / Archivo

Departamentos, Destacado, Nacionales por Carol Munguía y Uriel Velásquez,

Arístides Osejo Baca, el niño secuestrado en Chinandega, se bajaba de un triciclo cuando un hombre armado lo tomó por la fuerza y lo subió a un carro, fugándose. El caso conmocionó al país y la policía lo recuperó seis horas más tarde.

A eso de las 10:10 a.m., el niño viajaba en una caponera con su niñera cuando fueron interceptados por un vehículo color blanco, sin placa, de donde bajó un hombre con la cara cubierta por una media, quien con una pistola  amenazó de muerte a la niñera para que entregara al menor.

Lo anterior fue confirmado por el conductor del triciclo o caponera, identificado como Orlando Vásquez, cuando reconstruyó el secuestro junto a miembros de la Policía.

“Cuando el niño viajaba en motocicleta, tipo caponera, acompañado de la asistente del hogar, de nombre Yelba Escalante, de 22 años, ella refirió que el niño le fue arrebatado por un sujeto que se dio a la fuga en un automóvil color blanco, Hyundai, con rumbo desconocido. Había salido de clases de la escuela Ebenezer, que está ubicada en Chinandega, del taller Lira una cuadra arriba”, explicó en horas de la mañana el comisionado general Francisco Díaz, subdirector de la Policía Nacional.

Entonces, la Policía Nacional envió a Chinandega equipos técnicos especializados de investigación, inteligencia, peritos de criminalística, alertó a los puestos de control de frontera y circuló el vehículo en el que secuestraron al niño.

Por el secuestro de Arístides Osejo Baca, un niño de 3 años de Chinandega, hay tres detenidos. Desde que se conoció la desaparición, el caso conmocionó al país y la Policía Nacional, tras un despliegue de varias especialidades, logró recuperarlo en tiempo récord: seis horas.

El comisionado general Ramón Avellán, quien viajó desde Managua hasta Chinandega, dijo que los secuestradores fueron capturados en una vivienda del barrio La Florida.

Los detenidos, en principio, fueron trasladados a las celdas de la estación departamental de Chinandega, donde decenas de personas aguardaban su llegada para intentar tomar justicia por sus manos, sin embargo, fueron llevados en un camión completamente cerrado para evitar el ataque.

Posteriormente fueron trasladados a Managua, a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) conocidas como El Chipote y fueron presentados hoy en una conferencia de prensa en la sede nacional de la Policía en Plaza El Sol.

Luvy Baca y Arístides Osejo, padres del niño, vivieron momentos de angustia desde que supieron sobre la desaparición de su hijo, que se dio el mismo día en que la pareja había inaugurado una ferretería en el barrio La Libertad.

“Agradezco al pueblo de Chinandega que se sumó a mi dolor. Reconozco la efectividad de la Policía y doy las gracias a Dios por este milagro”, dijo de forma escueta el papá del niño.


Noticias Relacionadas