Archivo
Archivo

Destacado, Managua, Nacionales por Rafael Lara,

La funcionalidad de las pistas alternas en la capital tienen como objetivo, no solo disminuir el tráfico en las vías principales, sino que permite a los nicaragüenses ahorrar tiempo para llegar a su destino y, según el ingeniero vial David Gaitán, también trae beneficios económicos.

Uno de los proyectos más importantes que se ejecuta en Managua actualmente es la pista alterna de carretera Masaya hasta la Panamericana Norte, una obra iniciada en 2013 y que comunica a ambas rutas en menos de media hora, para lo cual se han invertido hasta el momento C$211 millones.

La pista principal de carretera Masaya hasta la Panamericana Norte consta de 17.6 kilómetros de largo, un trayecto que viajando -en un promedio de 60 kilómetros por hora- se completa en aproximadamente 26 minutos, cuando viajar por la vía convencional representa un poco más de 40 minutos.

Gaitán estima que con esta carretera “se ahorra tiempo, combustible y se agiliza la movilidad”, pues no es lo mismo recorrer una carretera saturada a toda hora por el tráfico, como en la rotonda Centroamérica, el Centro Comercial, los semáforos del Roberto Huembes, “que es una vía prácticamente libre, lineal y sin ningún semáforo”.

“La funcionalidad de las pistas alternas son aliviar el tráfico de las vías principales. Esto es como una tubería, que si le metés mayor presión tiende a reventar, igual son las carreteras y, en este caso, entrar o salir de la capital por carretera Masaya es un verdadero problema porque es una vía que ya no soporta más tráfico. Es aquí donde este atajo compensa”, explica Gaitán. El experto afirma que la inversión también tiene relación con lo económico, y que la municipalidad podría realizar un estudio sobre costos y dar a conocer los beneficios de esta obra que está a punto de completarse.

“Entrar o salir de la capital por carretera Masaya es un verdadero problema porque es una vía que ya no soporta más tráfico. Es aquí donde este atajo compensa”.David Gaitán

El secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno, en conferencia de prensa el año pasado sobre su última visita a este proyecto, dijo que la vía garantizará un anillo de circulación de conexión directa entre carretera Masaya con carretera Norte, en un circuito de vía con rangos de cuatro a dos carriles, permitiendo la conectividad media de entre 30 a 35.000 vehículos por día. La obra total de pista alterna está compuesta de ocho proyectos, los cuales se vienen desarrollando desde el 2013.

¿Cómo utilizar estas vías alternas?

Desde carretera Masaya, en los semáforos del kilómetro 12 (frente a PriceSmart), se gira al este hacia Esquipulas 500 metros para doblar al norte 1 cuadra y luego seguir al este buscando la ermita de Esquipulas, se pasa por la urbanización Vistas de Esquipulas hasta el tope y luego al norte hasta las Cuatro Esquinas Las Enramadas.

Rafael Lara.

Continuando al norte, se llega al club de golf y la Urbanización Ríos de Agua Viva en Sabana Grande. Llegando al tope, se gira a la izquierda o noroeste, se pasa por pista La Sabana y Villa Dignidad a llegar al cruce de la ampliación de pista Larreynaga.

Doblando a la derecha se va a Ciudad Belén (atrás del Aeropuerto Internacional Augusto C. Sandino) y se sigue por la pista al este, hasta el cauce El Borbollón. Acá se cruza recto siguiendo el camino en proceso de asfaltado, que sale a la carretera Panamericana Norte, propiamente a 400 metros de la rotonda de Garita de Tipitapa. En estos momentos se viene trabajando en este último tramo, que es de 4 kilómetros de largo.

Conexiones con el interior de Managua

Además de la salida hasta la pista alterna, existen tres salidas para ingresar a la ciudad. La primera es las Cuatro Esquinas Las Enramadas hacia el Reparto Schick, un trayecto de 3.7 kilómetros. La segunda es del cruce de Sabana Grande hasta el mercado Iván Montenegro, que son 4.7 kilómetros. La tercera es del cruce de la recién ampliada pista Larreynaga hasta el mercado El Mayoreo, que son 1.5 kilómetros.

Falta de información

David Gaitán, recomendó que estas vías deberían ser más promocionadas para que la población haga el uso correspondiente, ya que pocas personas conocen el tramo. Una opción podría ser ubicar letreros, para que a partir del kilómetro 12, guíen a los conductores hacia su destino. Por el momento no hay ningún tipo de señalización que indique las entradas y salidas correspondientes.

Pista alterna a carretera Masaya

Después de un quinquenio de obras, solo un segmento de la vía alterna está en desarrollo, sin embargo la vía es totalmente transitable, incluso en la zona donde todavía hay maquinaria laborando.


Noticias Relacionadas