En esta zona la corteza se funde para producir el magma que alimenta a los diferentes volcanes en el Anillo de fuego del Pacífico, lo que ayuda a producir nuevos volcanes y a la vez acumulan enormes tensiones que se liberan en forma de sismos o terremotos. / Getty Images
En esta zona la corteza se funde para producir el magma que alimenta a los diferentes volcanes en el Anillo de fuego del Pacífico, lo que ayuda a producir nuevos volcanes y a la vez acumulan enormes tensiones que se liberan en forma de sismos o terremotos. / Getty Images

Destacado, Nacionales por Paola Silva,

El Gobierno de Nicaragua analizará si el incremento en la actividad símica actual coincide con lo que los expertos llaman “incremento del riesgo en el cinturón de fuego del pacífico”.

El temible cinturón de fuego abarca desde América del Sur y América del Norte hasta Asia oriental, Australia y Nueva Zelanda, y constituye el 75% de los volcanes inactivos y activos de la Tierra, además  de cerca del 90 por ciento de los sismos reportados en todo el mundo. Se extiende a lo largo de más de 40,000 kilómetros y abarca a 24 países, entre ellos Nicaragua.

“No se puede asegurar que la actividad sísmica que estamos viendo sea coincidencia, creo que en estas cosas tenemos que estudiar más a fondo y estar abiertos a esa actividad sísmica que se está presentando –para conocer si- coincide con lo que los expertos llaman incremento del riesgo en el cinturón de fuego”, dijo la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo.

Recordó que “estamos viendo terremotos muy fuertes en México, incluso hubo uno en la madrugada, de 6 grados, una réplica. Estamos activados y eso es lo que nos llama a cuidarnos más, a ser más enfáticos en las alertas y al mismo tiempo preparar el ejercicio del 14 de marzo con todo el rigor”. Durante el fin de semana, en Nicaragua se registraron seis sismos de baja magnitud, dos en fallamiento local y cuatro en las costas.

/ Infobae

El último temblor se registró la madrugada de hoy, con una magnitud de 1.8 grados en la escala de Ritcher, a 6 kilómetros del noreste de Managua, a una profundidad de 12 kilómetros, según detalla el Ineter.

“Ellos (Ineter) dicen que no hay ninguna evidencia científica de actividad inusual, sin embargo los medios de comunicación también nos alertan, por lo tanto creo que lo mejor es indagar y comparar más cuándo se han presentado estos eventos o actividad, aparentemente inusual, en el cinturón de fuego que pueden estar indicando que si es o no premonitorio de un terremoto masivo”, agregó Murillo.
Desde América del Sur y América del Norte hasta Asia oriental, Australia y Nueva Zelanda, el cinturón de fuego constituye el 75% de los volcanes inactivos y activos de la Tierra, además de cerca del 90 por ciento de los sismos reportados en todo el mundo.

Una altísima actividad sísmica y volcánica mantiene en alerta a los países que forman parte del temible Cinturón de Fuego del Pacífico y, según expertos, un gran terremoto o una gran erupción podrían suceder en cualquier momento.

En esta zona la corteza se funde para producir el magma que alimenta a los diferentes volcanes en el Anillo de fuego del Pacífico, lo que ayuda a producir nuevos volcanes y a la vez acumulan enormes tensiones que se liberan en forma de sismos o terremotos.

Se extiende a lo largo de más de 40,000 kilómetros y abarca a 24 países, entre ellos Nicaragua. El Cinturón de Fuego se formó como consecuencia de un sistema eruptivo en el océano. Se caracteriza por concentrar algunas de las zonas de subducción más importantes del mundo.

En términos geológicos, marca los bordes de la placa del Pacífico y de otras pequeñas placas tectónicas que forman la corteza terrestre. En los últimos días, varios países de Centroamérica han registrado un incremento de la actividad sísmica y volcánica.

Durante la mañana de este domingo se han registrado 11 temblores en Costa Rica, El Salvador, Honduras y Nicaragua, con magnitudes que van de 2 a 4 en la escala de Ritcher. El movimiento telúrico en Nicaragua se registró a las 03:51, con una magnitud de 3.1, al noreste del Volcán Concepción, a 1 kilómetro de profundidad.

Managua se encuentra bajo un enjambre sísmico desde el pasado 9 de febrero, por lo que las autoridades han instalados sismógrafos para para continuar monitoreando la actividad de las fallas geológicas que existen en Managua.

El viernes pasado un potente terremoto de 7.2 grados sacudió el centro y sur de México y, aunque esta vez el rango de frecuencia del sismo ha sido menor, respecto al del pasado 7 de septiembre, las autoridades no reportaron daños mayores ni víctimas, mientras una población presa del pánico inundó las calles prevenida por la alerta sísmica.

Tras el terremoto se han reportado 150 réplicas en la zona. Aunque las autoridades no han relacionado los fenómenos naturales entre sí, hay quienes le atribuyen a estas actividades un presagio para un gran terremoto en el Cinturón de Fuego del Pacífico.


Noticias Relacionadas