Se trabaja con un orden relativo y la construcción de comercios de más de dos plantas, tomando el aspecto del viejo centro capitalino. / Google Map
Se trabaja con un orden relativo y la construcción de comercios de más de dos plantas, tomando el aspecto del viejo centro capitalino. / Google Map

Destacado, Managua, Nacionales por Rafael Lara y Mauricio González,

La expansión del Mercado Oriental, el más grande de Centroamérica no se detiene, y al igual que hizo con el barrio 19 de Julio y residencial Ciudad Jardín, viene absorbiendo al barrio Los Ángeles, en Managua.

Se trabaja con un orden relativo y la construcción de comercios de más de dos plantas, tomando el aspecto del viejo centro capitalino.

El ingeniero Álvaro Cortés considera interesante la manera en que se viene desarrollando el mercado Oriental, y mientras en la zona oeste sostienen la anarquía generalizada de comercios, en la parte norte-centro y noreste el movimiento es diferente.

Indicó que en estos momentos el barrio poco a poco viene dejando de ser habitacional, dando lugar a tiendas y bodegas a lo largo de la primera hasta la cuarta calle sureste, en especial la histórica calle 15 de Septiembre (o segunda calle sureste).

“Me recuerda cómo era el Oriental originalmente, calles angostas, con edificios comerciales, vehículos a los lados y el movimiento de la clientela en un comercio pujante. Eso era cuando había paso vehicular en la zona de lo que conocemos hoy como Cine México y los alrededores de los galerones que ya desaparecieron tras los incendios”, expresa el especialista de 58 años.

El ingeniero Cortés recalcó que la municipalidad, con sus planes de modernización de la capital, debe intervenir en este punto, para mantener los accesos, evitando que el comercio se expanda desordenado.

Se trabaja con un orden relativo y la construcción de comercios de más de dos plantas, tomando el aspecto del viejo centro capitalino. / Bing Map

Olga Cruz, encargada de la tienda Variedades Kamila que vende vestuario, comentó que ellos no ven la necesidad de sacar su mercadería, además una ventaja es la accesibilidad para los vehículos e incluso para quienes vienen en bus, que tiene su parada al frente de la tienda.

Wilman Manzanares, responsable de tienda Monte Doret, señaló que el área de parque es indispensable, así también el tema de la seguridad, por lo cual pagan a una empresa privada C$100 a la semana para alejar a los delincuentes.

Frederman Reyes, responsable de la tienda Variedades Leo, comentó que antes tenían la tienda en la zona interior del mercado, pero por el temor a un incendio decidieron cambiar de lugar.

“Acá todavía es accesible para los vehículos, lo que permite que en una emergencia puedan ingresar los camiones de los bomberos, además tenemos un sistema eléctrico y carga estable. Esos requisitos permitieron que se nos asegurara el edificio”, dijo Reyes, agregando que en la zona muchos de los comercios son mayoristas y explicó que ellos no tienen necesidad de sacar sus productos a la calle para vender, a diferencia de los detallistas.

/ Bing Map

Guía para no perderse en el mercado Oriental

El mercado Oriental, de 135 manzanas de extensión,  nació en un molino llamado El Ceibo. Hasta allí bajaban los pobladores de Las Sierritas. Entre 1931 y 1950 lo que hoy es el centro comercial más grande del país se agrandó hasta estar conformado por 23 tramos.

Con el terremoto de 1972, ese ritmo de crecimiento aumentó y muchos edificios y barrios fueron tragados, revela el libro “Mercado Oriental”, escrito por Iván Antonio Rivera, que forma parte de la colección Memorias de mi barrio.

En este lugar, donde a diario acuden aproximadamente 100,000 personas, es muy fácil que las personas se pierdan. Caracterizado por sus calles angostas, desordenadas y sin señalización, el mercado tiene al menos cinco puntos de referencias.

La iglesia El Calvario, construida actualmente de concreto, es uno de estos puntos de referencia. 

Rosa Pérez, comerciante de 65 años, recuerda que El Calvario ya funcionaba hace 50 años y que era de madera. La entrada  principal todavía no estaba tapada por tramos como ahora, contó.

El seminarista Willi Siu dice que la iglesia El Calvario hace muchos años fue la capilla oficial de la antigua Catedral de Managua. Poco a poco el Oriental fue creciendo hasta hacerla parte de él.

Alrededor de la citada iglesia venden ropa, repuestos de vehículos y artículos ferreteros. La zona es de las pocas seguras del mercado, pero en invierno suelen haber muchas inundaciones por ser esta una de las más bajas.

El cine México es otro de los puntos de referencia. La comerciante Juana Obregón, de 70 años, quien vende flores, rememora cómo funcionaban las salas del cine.

“En la calle que se dirige al cine no había ningún galerón, eran dos cines buenos, el Chaplin y el México, quedaba de esta esquina a la otra, pasaban carros y buses”, contó Obregón, mientras señalaba las calles.

El cine México fue inaugurado el 26 de mayo de 1967. Actualmente  su edificio es utilizado como bodega e iglesia evangélica y su recuerdo de cuando funcionaba solo forma parte de la nostalgia por los viejos cines de Managua.

Gancho de caminos

Según Iván Antonio Rivera, autor de “Mercado Oriental”, este sitio se llama así gracias a la unión de tres caminos que llevan al Oriental y que forman un gancho.

La fiesta de Santo Domingo de Guzmán hizo poco a poco importante este sector, destacó Rivera. Actualmente es una de las principales entradas y salidas del mercado, lo que la hace una de las zonas más concurridas del mercado.

Ropa Usame

Erling José Nicaragua, comerciante del sector de La Cholutequita, sostuvo que otro punto de referencia en el mercado Oriental es el de la Ropa Usame. 

“Ropa Usame fue la primera tienda de ropa usada que abrió en el mercado Oriental para los años 80. Estaba ubicada por la Esquina de los Cocos, que es otro punto que sirve a la gente para guiarse. En los años 90 esa tienda se quemó y solo quedó la referencia”, dice Nicaragua.

Otro lugar que sirve para guiarse en el mercado es la antigua Jabonería América, ubicada al noreste, por Ciudad Jardín. Como su nombre lo dice, fabricaban jabones.

El comerciante de Cholutequita —ubicada frente a la iglesia El Calvario— dijo que este sitio también es utilizado por los comerciantes y visitantes para ubicarse en este populoso mercado. Allí, recordó, era una terminal de buses desde donde salían hacia el poblado hondureño del mismo nombre, para traer productos y venderlos en ese mismo lugar.

La Azucarera es otro lugar de referencia. Esta bodega se construyó en 1960 para descargar la azúcar llevada al mercado. Su edificio ahora sirve como biblioteca.

Jorge González, presidente de la Asociación de Comerciantes de los Mercados de Nicaragua (Acmni), consideró que mientras el comercio crezca también lo hará el mercado Oriental.


Noticias Relacionadas