Destacado, Nacionales por Karen Espinoza,

Ana Felipa Vanegas Jarquín recuerda que desde niña aprendió a nadar y remar.

Esta joven de 25 años originaria de la isletas El Arado, ubicada casi en playa abierta, ganó ayer la primer medalla de oro en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos en la disciplina de remo.

“Nosotros remamos desde pequeños en bote de pesca y no nos enseña nadie, pues era una necesidad para ir a la escuela o hacer algún mandado”, recuerda esta joven morena, de ojos achinados y con una sonrisa tímida casi permanente.

“Este deporte es muy fuerte, pero iba a mejorar mi vida”, resume.

Las olas estaban bravas, el viento fuerte y el sol incesante en las Isletas de Granada, la mañana de este lunes, pero el clima no fue suficiente obstáculo para que la joven se impusiera en la categoría individual damas en remo.

Gritaban su nombre

Su mamá, primos y hermanos gritaban su nombre mientras el representante de la Federación Internacional de Sociedades de Remo (FISA), Osvaldo Borchi, narraba cómo la atleta, hija de las isletas, hacía historia al lograr remar 1.500 metros en 6 minutos con 29 segundos.

“Me sentí muy alegre, fue un trabajo duro, de un año de preparación pero lo logré. Cuando llegué a la meta tenía tanta emoción que no sentía dolor ni fatiga. Cuando miré que había dejado a Guatemala me dije que la tenía y le metí hasta lo último. Valió la pena”, relata esta joven, quien apenada dice “es difícil no llorar”.

Vanegas tiene cuatro hermanos, dos ellos también son atletas y parte de la Selección Nacional de Remo (Vicente y Evidelia). Su mamá: Mayra Jarquín lloró, pero no solo por la medalla obtenida, sino porque este deporte les está permitiendo salir adelante.

“Siempre la he apoyado, ella desde pequeña rema y los chavalos aquí aprenden solos”, menciona.

Antes de convertirse en atleta, Ana —junto a sus hermanos— trabajaban en las labores de pesca, incluso, cuando no tiene que entrenar ni asistir los sábados a la Universidad Nacional de Nicaragua (UNAN) donde estudia la carrera de Educación Física, sigue ayudando a su mamá.

De pescadora a medallista

“Todos me ayudaban en la pesca. Cuando ellos estaba pequeños en la mañana se iban al colegio y en la tarde me ayudaban. Nosotros pescábamos dos veces en el día, uno en la mañana y otro en la tarde”, dice Mayra, quien tiene 54 años y toda su vida ha vivido en las isletas.

Son 10 jóvenes que integran la Selección Nacional de Remo, todos son familiares y originarios de las isletas, surgieron luego que la Federación Nicaragüense de Remo los captara a través de las competencias de bote de pesca.

“Para esto me preparé muy fuerte y creo que me lo merezco” fueron las primeras palabras de Vanegas. /Foto tomada de El 19 Digital

“Cuando tenía 18 años comencé a participar en las regatas de botes de pesca, hacían regatas nacional también donde fuimos a participar a Mateare y ganamos el primer lugar, desde ese entonces la federación escogieron a un grupo de varones que empezaron y luego, cuando esto ya venía en serio, nos incluyeron a las mujeres”, señala Ana Felipa. Como en ese momento la federación no tenía botes, los jóvenes iban a prepararse a El Salvador, el cambio de bote de pesca a bote de remo deportivo no fue tan fácil. “Era adaptarnos porque ya sabíamos remar, lo único que nos faltaba era la técnica. Cuando nos incluyeron en la Federación yo no tenía idea lo que era el remo olímpico y me gustó mucho, es muy duro al principio y este deporte es muy fuerte”, insiste la joven.

25 años tiene la joven Ana Felipa Vanegas Jarquín, que ganó ayer la primer medalla de oro para Nicaragua en el lago Cocibolca.

Cuenta que lo más difícil son los entrenamientos, el sol, “vos tenés que aguantar fatiga, dolor, al principio son las ampollas; pero superé todo eso y me gustó porque sentí que esto iba a mejorar mi vida, voy a lograr ser más grande para viajar a otros países”, asegura.

Una joven ejemplar

Martín Álvarez, entrenador de la selección nacional, describe el triunfo de Ana como “algo muy grande”.

“Tengo 9 años de estar conviviendo con ellos, la verdad estábamos trabajando para esto y, sicológicamente la trabajamos bien a ella pues tuvimos la desgracia que hace un mes y medio falleciera su papá, sin embargo se repuso y siguió adelante. Creímos todo el tiempo que ella era muy capaz y ahí está el resultado”, comenta.

Nicaragua, a través de la disciplina de remo, logró ayer 2 medallas de plata, 1 de bronce y 1 de oro, la de Vanegas.

Medallero general en Juegos Deportivos Centroamericanos. Hasta el día de ayer Nicaragua obtiene 32 medallas.

 

Ana Felipa Vanegas Jarquín consiguió la primer medalla de oro para Nicaragua en los XI Juegos Deportivos Centroamericanos.

“Ella es una persona que en el entrenamiento da el 100%, siempre se esfuerza y compite con ella misma, por eso la ponía a entrenar con los varones, para que creciera más”, explica su entrenador.

odos los días entrenaban unas cuatro horas. Después de sus entrenamientos ayudaba en las labores de la casa, sin embargo nunca desmayó. “Es ejemplar y nunca dudé de su capacidad”, apunta Álvarez.


Noticias Relacionadas

La experiencia ha resultado determinante para sobrevivir y saltar a las semifinales. El tenista nicaragüense Luis Márquez sacó la casta para impone...

por Haxel Rubén Murillo

Mauro Ampié suele tener la mente ocupada pensando en su próximo torneo de ajedrez, en el que le gustaría participar. Recientemente este joven lo...

por Letzira Sevilla Bolaños

Quienes asistieron al Polideportivo España el martes de la semana pasada para ver las competencias de halterofilia (levantamiento de pesas) fueron te...

por Humberto Galo Romero