Vista general de la entrada a la zona de South Beach ante la proximidad del huracán Irma en Miami, Florida /EFE
Vista general de la entrada a la zona de South Beach ante la proximidad del huracán Irma en Miami, Florida /EFE

Destacado, Nacionales por Uriel Velásquez,

El estado de Florida (Estados Unidos) empezará a sentir los embates del huracán de categoría cuatro esta noche, según pronósticos del Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) y se espera que toque tierra la madrugada de mañana.

Dos nicaragüenses residentes en Miami cuentan que han atravesado horas de espera para poder ingresar a los supermercados, interminables filas en las gasolineras y han trabajado contrarreloj para poder asegurar sus viviendas, como parte de su preparación ante la inminente llegada del poderoso huracán Irma.

Balford Mejía es un granadino de 38 años residente del condado de Miami Dade. Él optó por no autoevacuarse como lo recomendaron las autoridades y se preparó para recibir al huracán Irma. “Tuve que esperar tres horas para poder entrar a un supermercado y comprar mucha agua y comida enlatada, en las calles hay un ambiente de tensión, pero yo ya viví el huracán Andrew y esto no me da miedo”, comenta.

Se espera que el poderoso huracán Irma toque tierra en Florida, Estados Unidos este fin de semana

Mejía cuenta que las escuelas están cerradas desde el jueves y los trabajos están suspendidos. Las puertas y ventanas de su casa fueron selladas y el techo fue reforzado.

“Hasta el momento lo más difícil de conseguir ha sido la gasolina. Las filas son kilométricas porque además se dice que no habrá hasta una semana después que pase el huracán”, explicó.

Aída Carrión Vanegas es una nicaragüense residente de Pembroke Pines, una localidad al noroeste de Miami.

“Esto ha sido agónico, nos estamos preparando desde el lunes. Siento miedo y ansiedad. Compramos comida para 15 días aunque ha sido una tarea difícil porque el agua se está acabando y las filas son de horas. También hemos preparado la casa para que pueda soportar la fuerza del huracán”, dijo Carrión.

En su casa viven cinco personas y una mascota. Conseguir gasolina, dice, ha sido lo más difícil. Ante la posible suspensión del fluido eléctrico decidieron comprar un generador de energía. “Confiamos en Dios en que no vamos a tener pérdidas tan grandes y que salgamos bien de todo eso”, comentó.

Miles de evacuados

En Miami se ordenó la evacuación de más de 750,000 personas desde el pasado jueves. Irma tiene previsto tocar tierra en Florida entre las 6:00 a.m. y 8:00 a.m. del domingo como un temible huracán de categoría cuatro, con vientos sostenidos de más de 150 millas por hora que le colocarían muy cerca de retomar la categoría 5, la máxima en la escala de Saffir-Simpson.

Según las proyecciones del Centro Nacional de Huracanes emitidas ayer, todos los condados del sur de Florida serán impactados.


Noticias Relacionadas