Imagen referencial de inmigrantes cubanos a su paso por la frontera entre Costa Rica y Nicaragua /Archivo
Imagen referencial de inmigrantes cubanos a su paso por la frontera entre Costa Rica y Nicaragua /Archivo

Destacado, Nacionales por María José Martínez,

A nivel regional los migrantes representaron en 2015 cerca del 1o% del total de la población, mientras en Nicaragua fue casi el 11%, segun un reciente informe del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Los datos planteados en el informe precisan que las remesas que enviaron alcanzaron el 9% del PIB regional.

“En América Central, Panamá y República Dominicana y México, los inmigrantes representan cerca del 10% de la población, frente a un promedio de aproximadamente 2% en las economías de mercados emergentes y en desarrollo a escala mundial”, según el blog del FMI, Diálogo a Fondo.

En Centroamérica, El Salvador tiene la mayor proporción de inmigrantes, cerca del 24% de su población; mientras que en Costa Rica la cifra es cercana al 3,5%, en Panamá es cinco puntos porcentuales mayor (4%) en tanto que Guatemala y El Salvador es 6,5% y 7%, respectivamente. El FMI estima para Nicaragua una proporción cercana al 11%.

Las remesas representan para Centroamérica una fuente de ingresos importante, un 9% del PIB. A lo interno de los países la situación es heterogénea, mientras que en El Salvador y Honduras conforman más del 15%, en Costa Rica y Panamá no alcanza ni el 1%. Guatemala y Nicaragua reflejan cifras equivalentes al 10,13% y 9,4% de su PIB, respectivamente.

Fuga de cerebros

Además de la cantidad de inmigrantes y remesas, el FMI caracteriza a los inmigrantes de Latinoamérica que ingresan a Estados Unidos. En el caso de los centroamericanos el 48% no alcanzó la secundaria, mientras que en América del Sur la mayoría (34%) logró la secundaria y una parte importante (19%) cuenta con cuatro años de universidad.

Remesas

9,4% del PIB representan para Nicaragua las remesas enviadas por los inmigrantes nicaragüenses

El FMI en su informe pone de manifiesto que con la emigración, los países con mayor número de inmigrantes calificados estarían experimentando una “fuga de cerebros”.

América del Sur tiene una población de inmigrantes importante (6% aproximadamente), sin embargo, la proporción de dinero que envían a sus países es relativamente baja (0,98% del PIB), a pesar de ser más calificados y tener mayores salarios.

En cambio, en México y América Central, que tienen “niveles educativos más bajos”, los inmigrantes que tienden a ocuparse en trabajos que exigen menores calificaciones y que por ende su remuneración es menor, pero, aun así envían una mayor proporción de sus ingresos a sus familias”, destaca el FMI.

Impacto

El FMI advierte sobre los efectos de la emigración de personas en edad de trabajar sobre el crecimiento económico de los países, y señala que este fenómeno “reduce la fuerza laboral y debilita el crecimiento del país de origen, y este efecto tiende a ser más intenso en los países que enfrentan una ‘fuga de cerebros’”, explicó la entidad.

Aunque reconoce el efecto positivo de las remesas para los hogares “como recursos financieros para el comercio y la inversión”, los cuales compensarían en cierta medida la reducción de la fuerza laboral producto de la emigración, en dependencia de su calificación y las remesas.


Noticias Relacionadas