Durante el juicio contra Hubert Silva, la Fiscalía presentó un total de 8 personas que ofrecieron testimonios en contra del acusado. / Archivo
Durante el juicio contra Hubert Silva, la Fiscalía presentó un total de 8 personas que ofrecieron testimonios en contra del acusado. / Archivo

Nacionales por Katherin Chavarría,

El juez Jaime Aguilar, dictó seis años de prisión para Hubert Silva, exmánager de béisbol.  Un año por cada fallecido y dos por las lesiones que presentan los sobrevivientes al accidente. Este miércoles a las nueve de la mañana, se realizó la lectura de sentencia en el Juzgado Local de Nanadaime.

El acusado de homicidio y lesiones imprudentes, fue sentenciado a 6 años de prisión por ser el autor único y directo, del accidente de tránsito en el que murieron cuatro personas el pasado 11 de junio en la carretera Jinotepe-Nandaime.

Durante el juicio contra Hubert Silva, la Fiscalía presentó un total de 8 personas que ofrecieron testimonios en contra del acusado.

Al juicio también se presentaron las dos personas que sobrevivieron al accidente, Mario Román y el niño Neythan David Román.

El  juez detalló detalló que el acusado saldrá de prisión el 17 de julio del año 2023.

Carlos Chavarría, abogado de Silva, aseguró que apelaran la sentencia, “la fiscalía no ha sido objetiva, el juez se extralimitó con la pena, aquí lo que correspondía era la mitad de la pena para cada delito, creo que mi representado tiene derechos que no se le han tomado en cuenta, estamos en desacuerdo con esta sentencia”, argumentó Chavarría.

Hubert Silva cumplirá condena en las celdas preventivas de la Policía Nacional  de la ciudad de Granada,  siendo trasladado de inmediato.


Noticias Relacionadas

Hacer un pronóstico sobre cómo será el trabajo de Erasmo Ramírez hoy cuando enfrente a los Vigilantes de Texas por segunda ocasión en la temporad...

por Harold Briceño Tórrez

Si antes de realizarse el primer partido, los Indios del Bóer gozaban de ser considerados favoritos, ahora que ya dieron el primer golpe y de forma c...

por Harold Briceño Tórrez