Imagen referencial. /Archivo
Imagen referencial. /Archivo

Nacionales por Uriel Velásquez,

En los mercados capitalinos hay al menos 1.200 niños, niñas y adolescentes trabajando, según estimaciones del Instituto Nicaragüense de Promoción Humana (Inprhu).

Ellos se enfrentan a jornadas laborales extensas, abuso sexual y principalmente deserción escolar.

El Inprhu ejecuta programas de reforzamiento escolar, cursos de manualidades y danza a la niñez trabajadora de los mercados Israel Lewites, Mayoreo y Roberto Huembes.
Marta Cecilia Prieto, del Inprhu, indica que a estos cursos asisten unos 250 menores. “Los que llegan a trabajar a los mercados son principalmente hijos de comerciantes y cada vez están llegando más niños de los departamentos con edades de entre 10 y 14 años, lo cual es preocupante”, explica.

Informe. Al menos 1.200 niños laboran en los centros de compra de Managua

Al respecto, Mario Chamorro, de la Coordinadora Nicaragüense de ONG que trabajan con la Niñez y la Adolescencia (Codeni), explica el principal riesgo al que se expone la niñez trabajadora, sobre todo en los mercados es a la deserción escolar.

“Estar expuestos a jornadas laborales de hasta diez horas a muchos les impide ir a las escuelas. Lo ideal si van a trabajar ya sea para aportar en sus hogares o ayudarle a trabajar a sus padres es que lo hagan sin desentender los estudios, esa debería ser la principal responsabilidad de los padres, aunque lo ideal obviamente sería que no trabajen”, señaló Chamorro.

Hay avances

La última cifra oficial que se tiene sobre el trabajo infantil en el país es del año 2012 e indica que en esa fecha habían 396.118 menores realizando labores remuneradas o no. Sin embargo la cifra ha disminuido, afirma el diputado Carlos Emilio López, vicepresidente de la Comisión de la Mujer, Niñez, Juventud y Familia de la Asamblea Nacional.

En Nicaragua —dice López— se han firmado convenios de compromiso entre la empresa privada, el Gobierno y los sindicatos, donde se comprometen a no contratar mano de obra infantil y la Organización Internacional del Trabajo (OIT) ha sido testigo presencial de esos acuerdos.

Uno de los mecanismos utilizado para la fiscalización del cumplimiento de estos convenios es la creación de las inspectorías del trabajo infantil, a cargo del Ministerio del Trabajo.

Sin embargo el diputado reconoce que el trabajo infantil no se ha erradicado totalmente, sobre todo en las calles. Para López la reducción de los índices del trabajo infantil sin vitales para la reducción de la pobreza.

El Código del Trabajo y el Código de la Niñez y Adolescencia de Nicaragua establecen prohibiciones para las empresas públicas y privadas que contraten mano de obra infantil.


Noticias Relacionadas