Imagen referencial /Archivo
Imagen referencial /Archivo

Nacionales por Noelia Gutiérrez,

Donald Castillo, de 79 años, aseguró que no se atreve a salir solo a las calles —pero todavía es capaz de caminar normalmente— y esto por miedo a los conductores.

“Nosotros no tenemos la misma capacidad física. Reflejo, habilidad y coordinación son necesarias para cruzarse la calle”, mencionó Castillo, expresidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados de Nicaragua (Ajupin).

Con él concuerda el ortopedista y traumatólogo Jorge Fernández, quien aseguró que los adultos mayores caminan más lento y tienen los reflejos reducidos, lo que les dificulta calcular la distancia a la que se aproximan los vehículos.

En tanto, 91 peatones han fallecido en accidentes de tránsito en los primeros cinco meses del año, según cifras de Tránsito Nacional. La mayoría de transeúntes arrollados fueron adultos mayores, aunque no se detalló cuántas personas mayores de 60 años han sido embestidas en las vías.

El comisionado mayor Sadys Martínez, segundo jefe de la Policía Nacional de Tránsito, dijo ante medios oficialistas que dentro de las víctimas mortales de los accidentes de tránsito, el 80% son conductores y el 20% peatones.

Imprudencia

De acuerdo con Vilma Reyes, directora de Tránsito Nacional, los accidentes ocurren en mayor medida por la falta de prudencia de los peatones, quienes no toman las medidas de precaución necesarias al trasladarse de un lugar a otro.
Castillo aseveró que cada vez que quiere salir a la calle, le pide a alguien que lo acompañe. Managua es una ciudad con muy pocos pasos de cebra o semáforos peatonales, por lo que necesita siempre de alguien que lo traslade en un vehículo o que lo ayude a cruzar las temerarias calles de la ciudad.

Casos. Dos adultos mayores fallecieron la semana pasada al ser atropellados, según informes de la Policía

Los puentes peatonales no son una opción para los adultos mayores, opinó Fernández, también médico del Hospital Militar.
“Para ellos es difícil subirlos, son puentes con más de cincuenta escalones”, reflexionó, por lo que “ellos mejor se van a donde está el peligro y se cruzan las vías en donde no está permitido”.

Últimos casos

Los dos últimos casos reportados por la Policía Nacional en los que han fallecido adultos mayores ocurrieron la semana pasada.

El 23 de mayo, Regino Arróliga Bravo, de 65 años, falleció tras ser atropellado por un microbús de transporte intermunicipal en la comarca Los Cocos, en San Lorenzo, Boaco. Según reportes, Arróliga caminaba en estado de ebriedad a la orilla de la vía cuando fue arrollado.

Un día después, el 24 de mayo, José Santos Calero Casco, de 86 años de edad, fue atropellado por una motocicleta en Somoto, Madriz, lo que le ocasionó la muerte luego de ser trasladado a un hospital privado de Managua. Calero falleció, según informes policiales, debido a una contusión cerebral severa.


Noticias Relacionadas