Previous Next

Destacado, Nacionales por Mauricio González y ACAN EFE,

Un oso hormiguero, una guacamaya y un leopardo lanzaron ayer en Managua un llamado por la protección de su hogar, la reserva biológica Indio Maíz, uno de los bosques tropicales húmedos más importantes de Centroamérica que está en peligro por la invasión de sus tierras.

Los animales fueron representados por tres hombres, que con sus trajes se apostaron en una vía transitada de la capital de Nicaragua para alertar a la población sobre la destrucción que sufre la reserva biológica, ubicada en el extremo sureste del país, a orillas del río San Juan, frontera natural con Costa Rica.

Además de repartir afiches, cargaban un cartel con el lema “Salvemos la Reserva Indio Maíz” y recorrían la vía para que las personas escucharan su clamor.

Mientras “los animales” recorrían la traficada carretera bajo un sol inclemente, otro grupo de personas oriundas de ese bosque tropical repartían volantes a los transeúntes y conductores que pasaban por el sitio y prestaban atención.

“La idea es que la gente se dé cuenta del peligro que corren la reserva y sus animales”, explicó a el investigador de la ambientalista Fundación del Río, Alfredo Figueroa.
Indio Maíz, certificada como reserva en noviembre de 2003 por la Unesco, es el hábitat de al menos 1.221 especies de aves, 159 de insectos, 65 de mamíferos, 55 de reptiles, 34 de anfibios, 26 de peces y 369 tipos de plantas, así como de 101 especies en peligro de extinción, a pesar de que el bosque no ha sido completamente estudiado.

En los últimos años se han detectado 23 campamentos ilícitos de cazadores o pescadores, 23 zonas desforestadas y 25 carriles ilegales para extracción de madera hechos por los “colonos” mestizos, como se llama a aquellos que no forman parte de las comunidades indígenas autóctonas.

Este miércoles, el gobierno indígena de ese sector declaró una alerta por las amenazas que sufre la reserva y pidieron al Ejecutivo y a las organizaciones no gubernamentales que se sumen a su lucha para proteger el bosque.

La amenaza a la reserva se acentuó desde noviembre pasado tras el paso del huracán Otto, que entró al país por esa región, según estudios de la Fundación del Río, que trabaja exclusivamente en esa zona.

La actividad de este jueves fue realizada durante el foro “Encuentro Nacional de Actores Sociales de la Reserva Biológica Indio Maíz”, que se efectuó en la Universidad Centroamericana (UCA) durante dos días.

Árboles en extinción

A raíz del paso del huracán Otto por la zona suroeste del país, al menos 10 especies resultaron con significativos daños, según Víctor Campos, director del Centro Humbolt

Sin embargo, el avance de la frontera agrícola es la principal amenaza para la biodiversidad de la flora, señalaron los expertos.

Según Campos, tras el paso del huracán Otto en noviembre, se realizó un monitoreo sobre las afectaciones ambientales en 7 comunidades entre Río San Juan y la Región Autónoma del Caribe Sur (Racs).

Entre los árboles afectados se encuentran la especie de: gavilán, almendro, jabillo, cola de pava, areno, cerillo, majagua, guácimo de ternero, espavel y peine de mico.

Importancia del bosque

Alfredo Grijalva es biólogo especialista en botánica además de director del Herbario Nacional ubicado en la Universidad Centroamericana. Aseguró que la reserva de Indio Maíz es uno de los puntos más ricos en especies de árboles por los 3 o 4 metros de lluvias que caen al año. De igual manera alberga los árboles más grande, que llegan a medir hasta 60 metros.

Consideró que por el valor maderable y el avance de la frontera agrícola estas diez especies de árboles están en riesgo.

“Exactamente no se sabe cuántas especies hay, pero se calcula que pueden ser 200 aproximadamente. Algunos árboles abundan y otros son raros”, sostuvo Grijalva.

El biólogo explicó que una de las especies simbólica que es afectada es el almendro de río, su fruto sirve de alimentos para las lapas. “Este árbol lo están acabando. Es maderable, pero tiene la ventaja que su fruto también lo consumen los humanos. La población también lo utiliza para hacer carbón”, dijo el experto.

El fruto del almendro también es alimento para los tapires y chanchos de montes.


Noticias Relacionadas