La Fundación Teletón informó ayer que en medio de la crisis que vive con “Los Pipitos”, tiene disposición de administrar los centros de atención a los menores con discapacidad. / Archivo
La Fundación Teletón informó ayer que en medio de la crisis que vive con “Los Pipitos”, tiene disposición de administrar los centros de atención a los menores con discapacidad. / Archivo

Destacado, Nacionales por Metro,

La Asociación de Padres de Familia con Hijos con Discapacidad “Los Pipitos” y la Fundación Teletón siguieron ayer sin llegar a un acuerdo tras la separación anunciada el miércoles.   

Además de la distribución de los fondos recaudados para beneficiar a más 35 mil niños con discapacidad, uno de los puntos más delicados es la administración de los ocho centros de rehabilitación que existen en el país.

Desde “Los Pipitos” se pidió que se reduzca a la mitad los gastos administrativos y que el Teletón “regrese a su origen”, es decir que solamente cumpla la función de recaudación.

Ruth Elizondo, tesorera de “Los Pipitos”, planteó que para solucionar el actual conflicto entre ambas organizaciones, Fundación Teletón debe reducir de 40% a 20% sus gastos administrativos y de operación.

Ello, indicó, con la finalidad que Los Pipitos reciba el 80% de lo recaudado para ejecutar los programas de rehabilitación en los ochos centros que existen en diferentes departamentos del país para la atención de niños y niñas con algún tipo de discapacidad.

Asimismo, Elizondo señaló que Fundación Teletón debe “regresar a su origen de recaudador y administrador”, sin involucrarse en el trabajo de rehabilitación que ‘Los Pipitos’ ha venido realizando en los últimos 30 años con las familias de niños con discapacidad.

“De repente variaron su objetivo y decidieron que quieren ser operadores y se conviertieron en una institución paralela a Los Pipitos (…) si ellos son una instancia conformada por la red de amigos de empresarios, no es lo más correcto que nos vengan a decir a nosotros, que tenemos toda la experiencia, cómo tenemos que manejar los programas y cuál debe ser el enfoque que debemos de trabajar”, enfatizó.

Las propiedades

La organización “Los Pipitos” también denunció que Fundación  Teletón le solicitó el desalojo de los centros desde la semana pasada, lo cual fue negado por la Fundación Teletón.

“Falso de total falsedad que les hemos dado plazo alguno. Segundo, lo que queremos nosotros es que no se detenga la atención a los niños.  Lo que les dijimos fue: está bien si querés divorciarte, pero esos expertos que tenés vos allí, pagados con los fondos de Teletón, pásennoslo a nosotros, eso sí se lo dijimos”, sostuvo el presidente de Fundación Teletón, Evenor Taboada.

No obstante, horas más tarde, desde la cuenta de Twitter de “Los Pipitos” se hizo público un documento supuestamente firmado por el mismo Taboada en el que se textualmente se lee: “Le solicitamos la desocupación de los centros propiedad de FUNTE  (Fundación Teletón) que ocupa personal de Los Pipitos en Villa Reconciliación, Ciudad Sandino, Chinandega, Ocotal y Juigalpa”. La comunicación está dirigida a

Nidia Torres González, presidenta y representante legal de “Los Pipitos”.
“Los Pipitos” piden que la infraestructura debe pasar a su nombre porque ellos son los beneficiarios de las donaciones.

Propuesta

La Fundación Teletón informó ayer que en medio de la crisis que vive con “Los Pipitos”, tiene disposición de administrar los centros de atención a los menores con discapacidad.

La información está incluida en una carta que la Fundación Teletón envío a sus cooperantes, luego de que Los Pipitos anunciara el miércoles que rompía una alianza de 17 años.

“En aras de resolver este tema a la menor brevedad posible y reducir a la mínima expresión cualquier impasse en la atención de los centros, manifestamos nuestra disposición a administrar directamente los centros, con el personal que en ellos labora”, indica la Fundación Teletón.


Noticias Relacionadas

El arbitraje podría ser el siguiente paso a recurrir, de persistir el desacuerdo entre la Fundación Teletón y Los Pipitos por sus diferencias por d...

por Uriel Velásquez