Las mujeres conforman gran parte de la fuerza laboral del país. /Archivo
Las mujeres conforman gran parte de la fuerza laboral del país. /Archivo

Destacado, Nacionales por María José Rocha, Humberto Galo y María Joaquina Sánchez,

Un informe del Foro Económico Mundial posiciona a Nicaragua en el puesto 10 de 144 países en el Índice Global de Brechas de Género. Los avances más importantes son en materia de salud y educación.

El Foro Económico Mundial lo cataloga como el “mejor intérprete en América Latina y la región del Caribe por quinto año consecutivo”.

A pesar  de ocupar la primera posición en logros de educación y salud  e importantes avances en empoderamiento político el país enfrenta retos en participación económica, tanto así, que el índice lo ubica en la posicion 92.

8 de marzo. Un día para celebrar a las mujeres, pero también para analizar las brechas por mejorar

“Sin embargo ocupa el lugar 92 en el subíndice de Participación Económica y Oportunidad, su brecha económica de género sigue siendo amplia.  Desde 2006,  año en que se comenzó a estimar el índice global de brechas de género, Nicaragua ha cerrado aproximadamente el 19% de su brecha de género”, señaló el informe.

Nicaragua es el único país centroamericano en entrar al grupo de los diez países con mejores resultados.  Después de Nicaragua, Costa Rica; el segundo país con mejores resultados  ocupando la posicion 32, gracias a una reducción del 73,6% de la brecha de género.

Las brechas de género más marcadas son en materia económica, la mayoría de los países –salvo Panamá– están en posiciones  mayores a 92.

A propósito del Día  Internacional de la  Mujer el Foro Económico Mundial público un artículo en el que señala el aporte de las mujeres a la economía global.

En este señala que a nivel mundial el ingreso promedio anual  de las mujeres alcanza los US$10.778  y calcula que por cada dólar ganado las mujeres invierten 80 centavos en sus familias.

Mujeres empresarias

Desde hace años, la inserción de las mujeres en el sector laboral ha venido a cambiar la idea de que el hombre es quien lleva las riendas en temas de negocios, y sí, la figura femenina participa y promulga sus planes, sin embargo, aún hace falta organización y empoderamiento entre las mujeres para incidir en los ámbitos empresariales a los que desean llegar, según Blanca Callejas, presidenta de la Red de Empresarias de Nicaragua.

Doble rol

“Yo creo que uno de los grandes desafíos que tenemos las mujeres empresarias, es el hogar, porque el peso de la familia recae sobre la mujer todo lo que tiene que ver con los hijos”.
Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua

De acuerdo con Callejas, es común observar y escuchar que el directorio de las grandes empresas se encuentran en manos de hombres. En nuestro contexto nicaragüense, no se trata solo de desterrar el machismo, según evalúa Callejas, sino de que las mujeres deben empezar a luchar por sus derechos, eso de “voy a consultar con mi marido” o “mi esposo es el que maneja mejor las cuentas”, hay que eliminarlo.

Sin embargo, admite que han podido analizar que en los últimos años hay un resurgimiento de las micro y pequeñas empresas lideradas por mujeres, lo cual ha sido un avance positivo.

“Hay muchas mujeres que son dueñas de este tipo de empresas y el facilitar que sus emprendimientos crezcan, tendría un impacto muy positivo en la sociedad, economía del país y en el bienestar de las familias nicaragüenses”, expresa Callejas.

Mejor organizadas

Para Lucy Valenti, presidenta de la Cámara Nacional de Turismo de Nicaragua, el que las mujeres empresarias tengan un mayor nivel organizativo es el logro más palpable alcanzado en años recientes.

“El hecho de que nos hayamos empezado a organizar como mujeres empresarias, por ejemplo, con la Red de Mujeres Empresarias, Voces Vitales, el propio hecho de que ahora Cosep tenga una comisión de mujeres líderes están haciendo que la voz de la mujer en el aspecto económico se pueda presentar”, dijo Valenti.

Y es que a juicio de la directiva empresarial pese a que las mujeres siempre han representado un importante eslabón dentro de las actividades económicas del país, en muy pocas ocasiones se les ha dado el mérito por su trabajo.

“Somos la mayoría de la población del país, la mayor parte de la pequeñas empresas están dirigidas por mujeres, pero nuestra voz no se estaba haciendo sentir y eso es algo que ahora a partir de la organización, la asociatividad de la mujer en estas organizaciones se está empezando a sentir en el país”, reiteró Valenti.

Sin embargo a juicio de la directiva gremial, pese a estos logros conseguidos, aún hay retos que superar tales como: dotar a la mujer de una mejor capacitación técnica, posibilitarles el acceso al crédito así como alcanzar la equidad salarial con sus pares masculinos.

Además explicó que en el plano personal lograr equilibrar la vida del hogar con su desempeño empresarial es una de las mayores dificultades que ha enfrentado.


Noticias Relacionadas

Existen cinco alimentos que pueden ayudar a aumentar los orgasmos. Y después que los pruebes, el sexo definitivamente no volverá a ser el mismo. ...

por Nueva Mujer