Imagen referencial del volcán Masaya. /Archivo
Imagen referencial del volcán Masaya. /Archivo

Destacado, Nacionales por Edición Web,

Luego de que dos personas quedaran atrapadas anoche en el interior del cráter del volcán Santiago en el Parque Nacional volcán Masaya, muchos se preguntan ¿qué fue lo que ocasionó la emergencia?. METRO pudo contactar con uno de los sobrevivientes y conocer de primera mano la situación.

El argentino Rodolfo Álvarez, una de las dos personas que permaneció en el cráter Santiago, dijo a METRO que junto al nicaragüense Adriac Valladares estuvo desde el lunes hasta terminar la noche del martes atrapado en las entrañas del coloso, lo que consideró el menor de los riesgos ante la emergencia que se les presentó.

Álvarez aclaró que ni él ni Valladares son vulcanólogos, sino que pertenecen a la empresa Alta Research S.A., la cual diseña sistemas de descenso y que en el volcán Masaya se encontraban instalando cables de alta seguridad.

Tanto Álvarez como Valladares lograron ser rescatados al terminar la noche del martes y presentaban deshidratación

“El motivo de nuestro trabajo en el volcán se debió a la instalación de un sistema de descenso seguro que instalaríamos para que el programa Francés ‘El monde de Jamie’ pudiera descender al cráter. Para esto contamos con la aprobación del Ineter (Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales) y los otros departamentos del gobierno que autorizaron que dicho programa bajara al volcán”, indicó Álvarez.

El Parque Nacional volcán Masaya es uno de los mayores atractivos turísticos del país. /Cortesía

El lunes, según relató, tanto él como Valladares instalaban el sistema con triple cable de seguridad para descender cuando ocurrió un derrumbe que interrumpió sus labores.

Los bomberos, de acuerdo con información del gobierno nicaragüense, trabajaron todo el martes para rescatar a las dos personas

“Fue durante la instalación inicial que bajamos (el lunes) con suficiente tiempo de luz para colocar el cable guía. Este trabajo normalmente no duraría más de media hora, una vez abajo, y consistía en fijar el cable alrededor de una piedra de suficiente tamaño para soportar la carga. Desafortunadamente, una avalancha de piedras enterró el cable y nos tomó más de 4 horas desenterrarlo”, contó a METRO.

“Si bien no es recomendable quedarse de noche en un volcán activo, las alternativas (eran) subir una pared vertical de roca inestable durante la noche, (lo cual) era una garantía al desastre; por lo que decidí que con nuestras máscaras para gases ácidos puestas y realizando un relevo entre los dos, en los que nos turnábamos para dormir en una cueva que encontramos, pasamos la noche (del lunes) en relativa seguridad”, concluyó.

En un primer momento se reportó que las dos personas que habían caído al volcán Masaya eran vulcanólogos pero esa información fue desmentida hoy miércoles.


Noticias Relacionadas