/Metro
/Metro

Destacado, Managua, Nacionales por Rosmalia Ann González,

A las 2:00 p.m. de este domingo se celebró una misa de cuerpo presente en la Catedral de Managua, cuya homilía fue oficiada por el Cardenal Leopoldo Brenes.

Brenes habló sobre la importancia que tuvo la religiosa en su historia. Recordó que cuando fue nombrado párroco de la parroquia La Inmaculada en 1985, Sor Emilia llegó para darle la bienvenida con toda la estudiantina.

Además, Brenes también recordó que hace unos meses, cuando visitó a Sor Emilia le dijo: “Siempre recuerdo su primera misa, siempre recuerdo su primera misa”.

Durante su homilía, Brenes comentó que los nicaragüenses hemos ganado mucho porque ella seguirá orando y sin duda alguna seguirá siendo un punto de referencia en nuestras vidas.

“No es una pérdida para la Iglesia, para estar Arquidiócesis, es una ganancia porque ahora tenemos a alguien que intercede por nosotros en el cielo y desde el cielo seguirá tocando el corazón de nuestro buen Dios”, expresó Brenes.

Sor Emilia fue una religiosa de la Congregación Salesiana “Hijas de María Auxiliadora”, fundadora de la Escuela María Mazzarello en el barrio Altagracia, y del Centro Educativo Sor María Romero, construido en 1997 y situado en el barrio San Judas.

“Me conoció como seminarista y al momento de mi ordenación presbiteral no hubo necesidad de invitarla, porque ella misma me dijo: Yo voy a tocar su primer misa, y ahí estuvo en Ticuantepe con la estudiantina para tocar en mi primer misa”.

Brenes también recordó que hace unos meses, cuando visitó a Sor Emilia le dijo: “Siempre recuerdo su primera misa, siempre recuerdo su primera misa”.

Rachella nació hace 90 años en Italia, cursó sus estudios de magisterio en el Colegio María Auxiliadora en la ciudad Turín, Italia, y tomó sus hábitos cuando tenía 18 años. Llegó a Nicaragua procedente de Honduras hace 65 años. Antes de su viaje, la gente le decía: “Pobre Sor Emilia, se va a morir de calor, a lo que ella contestaba: “Si no se mueren los nicaragüenses, tampoco me voy a morir yo”, recordó Sor Elia Flores, Hermana Provincial de las Hijas de María Auxiliadora para Nicaragua, durante la misa de este domingo.

Apenas llegó a Nicaragua en 1952, Rachella atendió a los niños más pequeños para prepararlos a su primera comunión en el colegio María Auxiliadora, ubicado en El Calvario, y los sábados iba a Tipitapa a enseñar el catecismo.

Mientras impartía clases en el barrio El Calvario, Sor Emilia recibió la donación de un terreno en Altagracia, donde fundó en 1959 la Escuela Normal María Mazzarello, un colegio donde inicialmente atendía solo niñas, en la que se impartía clases de magisterio y programación, y donde fundó una estudiantina.

En septiembre del 2008, Sor Emilia recibió de parte del presidente de Nicaragua Daniel Ortega y la primera dama Rosario Murillo la Orden Independencia Cultural Rubén Darío, como destacada educadora de Nicaragua.

En ese mismo año recibió por parte del Gobierno una pensión económica y una ayuda para los instrumentos musicales que serían utilizados por los estudiantes de la Escuela Normal María Mazzarello.

En 2010, debido a su enfermedad ya no podía seguir desde sus aulas  con los estudiantes de la escuela Normal María Mazzarello, pero desde su cama siguió dando catecismo y ensayando con la estudiantina.

“Gracias Sor Emilia, el mejor reconocimiento lo tienes en el cielo, Dios y nuestra madre Santísima Auxiliadora te bendigan y recompensen por toda tu entrega incondicional, intercede por nuevas vocaciones misioneras para nuesto instituto, cocaciones que tengan tu temple y tenacidad, tu generosidad y amor”, dijo Sor Elia Flores.

Sor Emilia  Rachella Rigoni fue velada este viernes y sábado en la capilla de la escuela Normal María Mazzarrello, donde asistieron parte de la comunidad escolar, exalumnos, docentes  y bandas musicales del barrio Altagracia, quienes la despidieron con cantos.

El vicealcalde de Managua, Enrique Armas, asistió este viernes por la noche a la vela de Sor Emilia, y señaló que desde el momento que ella dejó Europa para residir en Centroamérica hizo muchos sacrificios.

Este viernes, la vicepresidenta de Nicaragua, Rosario Murillo, recordó a Sor Emilia durante su habitual alocución de mediodía.

“Emilia siempre fue una persona muy querida, visitada por muchas personas que llegaban a honrarla y sobre todo agradecerle su educación. Es realmente una pérdida para la congregación salesiana. Su Eminencia Reverendísima el Cardenal Miguel ha estado ahí haciendo un responso para ella”, expresó Murillo.


Noticias Relacionadas