Miles de estudiantes regresaron desde el lunes a clases en todo el país. /Melvin Vargas
Miles de estudiantes regresaron desde el lunes a clases en todo el país. /Melvin Vargas

Destacado, Nacionales por Rosmalia Ann González,

El ingreso de los niños a la educación preescolar, la  buena infraestructura escolar y el uso del computador con fines educativos, son  algunos de los factores que influyen en un buen logro académico y en la calidad escolar, destacó  Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Estudio del Funides. Apuestan a un buen uso de las herramientas informáticas para la educación

Las estrategias de incorporación de tecnología en los centros educativos del país deben ser acompañadas de guías pedagógicas, señala el documento de trabajo “La Calidad de la Educación en Nicaragua”, elaborado por Funides.

En dicho estudio, presentado ayer, se identificó que el uso recreativo del computador se relaciona negativamente con el desempeño escolar, lo que podría deberse a que esta actividad reduce el tiempo efectivo dedicado a los estudios.

Buen uso

“No basta con tener acceso a una computadora, ahora es bien fácil que cualquiera tenga un teléfono, pero hay que tener sumo cuidado con el hecho que estos niños se distraigan jugando y no utilizando (la tecnología) como una herramienta educativa”.
Juan Sebastián Chamorro. Director Ejecutivo de Funides

En este sentido, Chamorro señaló durante la presentación del informe que “no basta con tener acceso a una computadora, ahora es bien fácil que cualquiera tenga un teléfono, pero hay que tener sumo cuidado con el hecho que estos niños se distraigan jugando y no utilizando (la tecnología) como una herramienta educativa”.

Agregó que en esta era tecnológica se debe adaptar la currícula para que los niños utilicen la tecnología y no se distraigan, a la vez recomendó que la computadora utilizada por los niños debe tener herramientas de conocimientos.

Distracción afecta

En dicho estudio, elaborado por Funides se detalló que la utilización de la computadora con fines recreativos que contempla actividades de interacción social como chatear y revisar las redes sociales redujo en cuatro puntos los resultados de las pruebas estandarizadas para medir el rendimiento académico de ciencias y matemáticas.

Matriculados

1,7 millones de estudiantes ingresaron a las aulas de clase el pasado lunes en todo el país, según informó el Ministerio de Educación

El estudio de Funides basó su análisis en las pruebas estandarizadas de matemáticas, lengua y ciencias para los estudiantes de educación básica realizadas por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en el que participaron 15 países de América Latina y el Caribe, entre ellos Nicaragua.

El estudio presentado por Funides también arrojó que las niñas hacen menos uso recreativo del computador y tienen más hábitos de lectura que los niños.

De acuerdo a datos de la Cámara Nicaragüense de Internet y Telecomunicaciones (Canitel), el 8,5% de los que tienen conexión a internet en Nicaragua ve contenido educativo, en cambio, el 31% lo utiliza para la conexión a Facebook, seguida por la conexión a YouTube.

El problema

Rafael Lucio Gil, doctor en educación y coordinador del Instituto de Educación de la Universidad Centroamericana (Ideuca), comentó que la tecnología no es la que está produciendo malas calificaciones en los estudiantes, sino el problema está en cómo se está orientando.

“Los jóvenes utilizan la tecnología para comunicarse, para conectar con otras personas, para lo bueno y lo malo, pero muy poco para el estudio y para mejorar la capacidades en cuanto a su aprendizaje. El uso de las redes sociales en el aula está distrayendo mucho, no es que la tecnología sea mala, sino es que no hay suficiente orientación al respecto”, explicó Gil.

Para la investigadora en temas tecnológicos Renata Rodrigues, este resultado expuesto en la investigación da la oportunidad de repensar acerca de cómo se está utilizando la tecnología dentro y fuera de los centros escolares.

“La tecnología tiene que ser un instrumento que contribuya al desarrollo educativo y cognitivo de los niños”, comentó.


Noticias Relacionadas