Imagen referencial. /EFE
Imagen referencial. /EFE

Destacado, Nacionales Por

Nicaragua registró durante el primer semestre de este año 577 nuevos casos de VIH, según un informe del Ministerio de Salud (Minsa).

De acuerdo con Samira Motiel, Procuradora Especial para la Diversidad Sexual, la del país se trata de una epidemia concentrada, que afecta en poblaciones y zonas geográficas determinadas. No obstante, reconoce que la incidencia de la enfermedad “ha ido creciendo, pero no hemos alcanzado la totalidad para llegar a considerarlo una epidemia”.

De estos casos nuevos, la mayor concentración está en Managua, donde se diagnosticaron hasta junio de este año 301, seguido de Chinandega con 67 y Bilwi con 42.

Sin embargo, la tasa de incidencia por cada 100 mil habitantes, en la capital es la tercera más alta con 29,3. Mientras que la más alta pertenece a la cabecera de la RAAN, Bilwi, con 41,8.

Según información oficial, en los últimos tres años se ha registrado un descenso de nuevos casos. Para 2011 se contabilizaron 1.130 nuevos diagnósticos de VIH, 954 en 2012 y 867 el año pasado.

En total, desde 1987, cuando se diagnosticó el primer caso en el país, se han registrado 9.340 casos, según el informe de Situación Epidemiológica VIH 2014, del Minsa. De ellos, han fallecido 1.072 personas.

Según cifras del Hospital Roberto Calderón Gutiérrez, el centro de referencia nacional para esta enfermedad, entre las causas de muerte de los pacientes de este centro entre 2000 y 2012, el 20% se debió a infección de parásitos como el critptococo, seguido de tuberculosis (18%), diarrea y enterocolitis (6%).

Entre los avances que ha tenido el país en este tema, asegura Montiel, están la descentralización de la atención a personas con VIH, que anteriormente podían ser tratados únicamente en el hospital capitalino.

“Se ha descentralizado el suministro que ya no está asignado ahora como pasaba hace algún tiempo en el hospital de referencia Roberto Calderón, sino que ahora los hospitales regionales y otros hospitales reciben una dotación respectiva de medicamentos para que la persona los pueda recibir en el lugar más cercano a su comunidad”, indicó la fuente.

Actualmente, a nivel nacional hay 43 unidades de salud donde las 2.739 personas que reciben el tratamiento antirretroviral pueden atenderse.

En 2003, apenas 22 personas tenían acceso a este tratamiento.

Según Montiel, la mayoría de los costos asociados a este tema provienen de la cooperación internacional. Sin embargo, desde hace unos años el Estado asume los costos relacionados a las infecciones oportunistas que desarrollan los pacientes.

Acceso a la salud

En 2013, Nicaragua aprobó una nueva legislación para garantizar los derechos de las personas que viven con VIH en el país.

La Ley de Promoción, Protección y Defensa de los Derechos Humanos ante el VIH y el sida, para su prevención y atención o Ley 280, además de garantizar los derechos a salud de calidad y confidencialidad, explicó la funcionaria, establece deberes hacia los pacientes.

Uno de ellos es acercarse al sistema de salud para ser atendidos y de esta forma aportar al servicio epidemiológico del país.

“Debemos destacar que Nicaragua tiene una gran fortaleza en ese sentido y es que el sistema de salud capta a las personas con VIH y desde ese momento, si la prueba es válida, la persona ingresa inmediatamente al programa de antirretrovirales”, agregó.

Montiel destacó además que estas unidades de salud cuentan con equipos multidisciplinarios con el fin de dar una atención integral al paciente y garantizar la permanencia de la persona en el sistema, ya que “el tratamiento tiene un componente altamente social”, concluyó.

A junio de 2014, se habían realizado 116.340 pruebas diagnósticas.
Por Velia Agurcia Rivas


Noticias Relacionadas