Decenas de mujeres asistieron ayer a retirar el pago de la pensión alimenticia. /Alejandro Sánchez
Decenas de mujeres asistieron ayer a retirar el pago de la pensión alimenticia. /Alejandro Sánchez

Destacado, Nacionales por Uriel Velásquez,

El Complejo Judicial Managua registró hasta el 15 de diciembre pasado 1.542 casos de incumplimiento de deberes alimenticios y 33 hombres han sido condenados por esta causa este año, siete más que en 2015.

Por su parte, la Defensoría Pública de Nicaragua (DPN) reporta el ingreso de 6.555 causas por pensión de alimentos.  En las oficinas del Ministerio de la Familia unos 1.000 padres llegan a diario a depositar la pensión alimenticia para sus hijos en esta temporada de fin de año, de acuerdo con una funcionaria de la institución.

33 hombres en 2016 fueron condenados. El año pasado fueron 26

Para muchos hombres, el día que depositan la pensión representa la oportunidad de compartir un momento con sus hijos, ya que usualmente ese mismo día en las ventanillas de retiro las mamás, junto con sus hijos, hacen largas filas para retirar el pago.

La mediación

La abogada de Familia Yamileth del Socorro García explica que cuando las mamás o papás solicitan pensión alimenticia, lo que se hace es citar ambas partes para intentar una mediación y definir la cuota a depositar cada mes, “esto para que no haya necesidad de recurrir a instancias mayores y que el hombre o la mujer pague por su propia voluntad”.

“Pero en la práctica pocas veces los papás acceden a mediar. Quizás dos de cada 10 hombres median, los otros se declaran en quiebra y sin trabajo, aunque las mamás saben bien que están trabajando. Entonces hay una segunda cita y si no hay acuerdo, el caso se judicializa y se impone la pensión”, detalla la abogada.

Durante el 2015 el Poder Judicial registró 2.086 mediaciones en los casos de demandas por pensiones.

María Teresa Blandón, máster en género y perspectiva de desarrollo, considera que 33 condenados en el año es muy poco en comparación con la cantidad de demandas que se presentan y los casos de hombres que no cumplen.

Blandón opina que el hecho de tener que apresar a un hombre para que pueda pagar una pensión alimenticia denota un problema cultural y de machismo que a largo plazo presenta consecuencias en la relación padre e hijo.

“No pagar la pensión es una expresión de venganza y desamor que moldea de forma errónea la imagen de lo que es la paternidad. Hay chavalos que se crían resentidos y llegan a pensar que ser irresponsables es parte del concepto de ser padre y posiblemente vayan a reproducir ese comportamiento”, explica Blandón.

Alba Luz Ramos, presidenta de la Corte Suprema de Justicia, explicó este año que aunque  los jueces de familia ordenan el pago de pensión, los hombres alegan no tener la capacidad económica para pagar.


Noticias Relacionadas