Mundo Por

San Salvador, 24 oct (ACAN-EFE).- Los países centroamericanos exigirán en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP21) que su vulnerabilidad ante los efectos de este fenómeno sea reconocida en el acuerdo final que será ratificado en noviembre, informó hoy el Ministerio de Medio Ambiente salvadoreño.

La fuente señaló en un documento que la región demandará que la “convención reconozca a la región centroamericana como vulnerable ante los impactos del cambio climático” y que se incluyan en el texto final “los temas de adaptación, financiamiento, pérdidas y daños”.

De lo anterior, harán mayor énfasis en la “agricultura, la producción de alimentos y la seguridad alimentaria” que “constituyen prioridades irrenunciables de adaptación” para estos países.

Agregó que estos aspectos no están incluidos en el “último texto borrador” de la convención que será ratificado por los países de las Naciones Unidas en París, Francia.

Otro punto por el que abogarán los países del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA) es que “se establezca como meta un aumento de temperatura media global de menos de 1,5 grados centígrados”, la meta estipulada inicialmente es de entre 1,5 y 2 grados.

“En el nuevo acuerdo debe quedar reconocido que los mayores esfuerzos de los países en desarrollo, que son además de muy bajas emisiones, deben orientarse a reducir la vulnerabilidad, a reforzar la adaptación y así minimizar los impactos y las pérdidas”, señaló la referida cartera de Estado.

De acuerdo al “Informe Regional del Estado de la Vulnerabilidad y Riesgos de Desastres en Centroamérica”, presentado en 2014 en San Salvador, la región tenía una pérdida acumulada por desastres naturales de unos 9.802 millones de dólares hasta 2011.

Según el Programa Mundial de Alimentos, varios países de Centroamérica han perdido este año gran parte de la cosecha de cereales por una prolongada sequía que “afecta a más de 3,2 millones de personas”.

Datos del PMA dan cuenta que dicho fenómeno climático ha generado una disminución del 60 por ciento en cultivos de maíz y hasta de un 80 por ciento en el de fríjol durante la principal temporada del año.
Por ACAN-EFE.


Noticias Relacionadas