Mundo Por

Combatientes kurdos, apoyados por los bombardeos de la coalición internacional, infligieron pérdidas al grupo yihadista Estado Islámico (EI), que controla el 50% de la ciudad siria de Kobane tras más de un mes de combates.

El EI perdió 31 combatientes entre sábado y domingo por la mañana, 15 de ellos en los ataques aéreos liderados por Estados Unidos, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Reino Unido.

El OSDH también informó del traslado de 70 cadáveres de yihadistas en los últimos cuatro días a un hospital bajo control del EI en la provincia de Raqa. Asimismo, siete combatientes kurdos perdieron la vida.

La batalla por el control de la tercera ciudad kurda de Siria, donde los yihadistas entraron el 6 de octubre, se lleva a cabo calle por calle. El EI consiguió avanzar un poco hacia el centro, mientras los kurdos progresaban hacia el este, precisó el OSDH.

Ante la resistencia de las fuerzas kurdas y los bombardeos de la coalición, el EI envió refuerzos a Kobane, cuya toma les permitiría controlar un largo tramo de la frontera siria con Turquía.

El sábado “hubo intensos bombardeos y tres atentados suicidas con coche bomba en la frontera y el centro de Kobane, pero” los yihadistas “no han progresado”, afirmó a la AFP un responsable kurdo local, Idris Nasen.

Desde el 16 de septiembre, la ofensiva yihadista contra esta estratégica ciudad también conocida como Ain al Arab en árabe, ha provocado unos 700 muertos y más de 300.000 desplazados, en su mayoría a Turquía, había indicado anteriormente el OSDH.

Asimismo, la coalición internacional realizó un centenar de ataques aéreos desde finales de septiembre en Kobane y en sus alrededores, 11 de ellos el fin de semana, según el ejército estadounidense. Afp


Noticias Relacionadas