Mundo Por

Mientras esperaba a dos pasajeras en el cementerio de Armenia, Rai, un taxista que lleva más de 18 años ejerciendo este oficio, decidió tomarse una ‘selfie’ para mandarsela a una amiga

“Mirá, acá estoy en el cementerio esperando a dos señoras”, escribió Rai a su amiga, pero lo increíble fue la respuesta de ella quien le preguntó quien era la señora que iba atrás, en ese momento, Rai se percató de la presencia en la imagen, pero no había nadie en el puesto de atrás.

El hombre le mostró la imagen a un sacerdote para tratar de explicar la misteriosa presencia en su taxi.


Noticias Relacionadas