Discurso de Guaidó en el barrio de Las Mercedes en Caracas. EFE/Metro
Discurso de Guaidó en el barrio de Las Mercedes en Caracas. EFE/Metro

Mundo por AFP,

El líder opositor Juan Guaidó aseguró este martes que colaborará con Colombia para ubicar grupos irregulares en Venezuela, después de que el gobierno de Bogotá acusara al presidente Nicolás Maduro de acoger a disidentes de las FARC.

“Nosotros vamos a colaborar con el gobierno colombiano para actividades de inteligencia, detección de estos grupos que están operando de manera irregular”, declaró a periodistas Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por medio centenar de países.

Según el opositor, el Parlamento venezolano autorizará usar tecnología satelital para ubicar “campamentos alojados en territorio nacional” y lugares de “despegue de aeronaves para el tráfico ilícito de drogas”.

De todas maneras, no queda claro cómo podría Guaidó implementar dicha colaboración, pues en la práctica carece de control sobre el aparato del Estado y la Fuerza Armada, leal a Maduro

“Es el momento de hacer respetar a Venezuela” y su soberanía, exhortó Guaidó a los militares, cuyo apoyo al mandatario socialista ha intentado quebrar en el pasado.

Guaidó fue recibido por una multitud en el aeropuerto y por representantes de la comunidad internacional tras una gira por varios países de Suramérica. EFE/Metro

El anuncio se produce tras denuncias del mandatario colombiano, Iván Duque, de que Maduro, a quien tilda de “dictador”, apoya a un grupo disidente de la guerrilla de las FARC que anunció su rearme esta semana tras apartarse de los acuerdos de paz suscritos en 2016, lo que el chavismo ha negado.

“Nos vamos a aliar con el mundo democrático para enfrentar esta amenaza a los venezolanos, a nuestra soberanía”, exclamó Guaidó, asegurando haber conversado con Duque para avanzar en la cooperación.

En un acuerdo aprobado este martes, el Parlamento rechazó la “proliferación y expansión” de grupos irregulares en Venezuela, entre ellos las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), responsabilizando de ello al gobierno socialista.

No obstante, las decisiones del Legislativo, único poder que controla la oposición, son consideradas nulas por el Tribunal Supremo de Justicia, que lo declaró en desacato en 2016.


Noticias Relacionadas