El presidente estadounidense Donald Trump (I) y el líder norcoreano Kim Jong Un cruzan la línea de demarcación que divide a las dos Coreas, después de que Trump diera unos pasos en suelo norcoreano, en una imagen tomada en Panmunjom, el 30 de junio de 2019. AFP/Metro
El presidente estadounidense Donald Trump (I) y el líder norcoreano Kim Jong Un cruzan la línea de demarcación que divide a las dos Coreas, después de que Trump diera unos pasos en suelo norcoreano, en una imagen tomada en Panmunjom, el 30 de junio de 2019. AFP/Metro

Mundo por AFP,

Diez minutos. Eso fue todo lo que se tardó el dirigente norcoreano Kim Yong Un para responder a una invitación que le hizo en Twitter Donald Trump, aseguró este jueves el presidente estadounidense.

El mandatario contó a una radio local del Estado de Nuevo Hampshire, donde debe asistir esta noche a un mitin de campaña, que se encontraba en el avión rumbo a Corea del Sur -tras haber participado a fines de junio en la cumbre del G20 en Japón- cuando se le ocurrió la idea de encontrarse con Kim.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump (i), se reúne con el líder norcoreano, Kim Jong-un (d), durante la segunda cumbre entre ambos países, este jueves, en Hanói (Vietnam). EFE/Metro

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump (i), se reúne con el líder norcoreano, Kim Jong-un (d), durante la segunda cumbre entre ambos países, este jueves, en Hanói (Vietnam). EFE/Metro

“No había forma de que nadie supiera como contactar a Kim Jong Un”, dijo Trump. “Entonces saqué un tuit: ‘Oye, estoy yendo a Corea del Sur. Si quieres encontrarte conmigo por unos minutos, vamos a hacerlo'”.

“A los diez minutos, él estaba llamando”, aseguró.

Trump rechazó así las especulaciones de que la reunión con Kim ya había sido coordinada en secreto antes de que él tuiteara el 29 de junio: “Si Kim de Corea del Norte ve esto, yo podría encontrarme con él en la frontera/DMZ (Zona desmilitarizada) solo para darle la mano y decirle Hola (?)!”.

Eso ocurrió en la víspera de que Trump se convirtiera en el primer presidente estadounidense en ejercicio en tocar el suelo de Corea del Norte.

“Es la cosa más loca”, dijo al programa de radio Trump, un prolífico usuario de esa red social.

Twitter, siguió, es “para mí una increíble forma de comunicar… es una forma de difundir la palabra”.

Kim Jong Un no usa tuits para difundir sus mandatos o invitaciones. Pero parece estar atento.


Noticias Relacionadas