Foto de Dennis A. Jones/Metro
Foto de Dennis A. Jones/Metro

Mundo por Aiola Virella,

La mañana del jueves 8 de agosto de 2019 para Wanda Vázquez no fue igual que otros amaneceres. Esa mañana, la abogada despertaba siendo la gobernadora de Puerto Rico. No una gobernadora electa, sino una que ostentaba el poder porque el orden de sucesión según la Constitución de la Isla así lo dictaba y así lo refrendó en una decisión unánime el Tribunal Supremo del Estado Libre Asociado.

Metro habló con Wanda Vázquez, quien llegó a gobernar a Puerto Rico, no por el voto del pueblo, sino por una decisión del Tribunal Supremo sobre el orden de sucesión, tras la renuncia de
Ricardo Rosselló ante manifestaciones masivas del pueblo

Desde muy temprano, la segunda mujer en ocupar el más alto cargo en La Fortaleza dejó claro que no negoció su salida para dejar la posición a la comisionada residente en Washington, Jennifer González. Sostuvo que la Constitución de Puerto Rico dicta que ella dirija la Rama Ejecutiva y que espera que la Rama Legislativa respete ese dictamen. Vázquez espera completar el término del cargo al que juramentó hasta el 2 de enero de 2021. Aseguró que en su momento hará nombramientos para la Secretaría de Estado —vacante para la cual se ofreció González en una comunicación telefónica— y para la Secretaría de la Gobernación. Asimismo, opinó que su breve predecesor Pedro Pierluisi actuó conforme al estado de derecho que se presumía correcto al momento de juramentar.

¿El gabinete se mantiene o va a revaluarlo?
—El gabinete por el momento se va a mantener. Yo creo que ellos han hecho un extraordinario trabajo de mantener la estabilidad del Gobierno, que el Gobierno funcione, que siga trabajando, que se den los servicios, pero eso no quita que sean evaluados y reevaluados en el transcurso y que ellos entiendan qué servicio al pueblo de Puerto Rico va a tener prioridad.

¿Va a seguir el plan para Puerto Rico? Ese plan incluía las privatizaciones y otros compromisos con la comunidad religiosa que también enciende en las protestas en las calles… ¿Lo va a revisar?
—Creo que nosotros vamos a reevaluar algunas de esas iniciativas que estaban en el plan para Puerto Rico. No tengo aspiraciones políticas, nunca las he tenido, yo creo que eso me da una libertad para escuchar al pueblo y deber lo que el pueblo quiera y aquellas medidas que entendamos que son de beneficios para el pueblo, las vamos a hacer porque no tengo la preocupación de que me cueste votos o que de alguna manera tenga alguna aspiración. Aquellas iniciativas, vamos a estar en consenso. Yo lo dije en el mensaje, yo quiero escuchar los grupos, cuáles son sus preocupaciones, cómo podemos buscar el consenso en lo que estemos de acuerdo, no va a haber ningún inconveniente. En aquello que no estemos de acuerdo, vamos a buscar el consenso porque tampoco son estilos del pasado donde se imponían posiciones. Esos estilos el pueblo los rechazó, así que tenemos que ir al consenso.

En las protestas se pedía participación y después de la decisión del Supremo constitucionalistas plantean que es el momento de sentarnos a discutir cambios a la Constitución. Usted como jurista, ¿estaría abierta a eso?
—Sí, estoy de acuerdo. Yo creo que es importante. Ese fue un mensaje claro que enviaron los manifestantes. Ellos quieren tener algún tipo de opinión, de participación, así que yo creo que deben haber sus representantes que puedan tener el acceso a los grupos de trabajo, a hablar con la gobernadora para que puedan plantear sus preocupaciones y que puedan ser considerados.

Esa apertura al diálogo, ¿apuesta a que sea una forma de ganar la confianza del pueblo? Usted no tiene del voto el pueblo…
—Yo no fui elegida por el pueblo. Quiero que ellos me conozcan. Muchos de ellos no me conocen, sino información que ha salido que muchas veces no es correcta. La posición del secretario de Justicia no es una posición fácil. Es una posición que crea mucha diferencias de opiniones. Caen antipáticas muchas decisiones que uno tiene que tomar, pero esa es la posición. Así que lo que yo les pido es una oportunidad, que escuchen, que me permitan escucharlos y que podamos llegar a alguna conclusión.

¿Cómo va a ser mecánicamente esa apertura de diálogo? ¿Llamaría a algunos líderes de grupos de la sociedad civil? ¿Cuándo se estaría dando eso?
—Tenemos una agenda bastante compleja al principio porque queremos ponernos a tanto de las situaciones más apremiantes que tiene el Gobierno en términos gubernamentales, pero sí estamos ya creando ya los grupos de trabajo para escuchar a todos estos líderes que tengan que aportar, que vengan, que nos den sus recomendaciones y que nosotros podamos escuchar qué es lo que siente el pueblo. Tenemos que mantener el oído en el pueblo que es el que está sintiendo la desigualdad, el discrimen, que se sienten vulnerables o no atendidos.

En el plan está también la búsqueda de la estadidad…. ¿Eso es algo que piensa retomar en este año y medio? ¿O no es prioritario?
—Ese tema no es prioritario. No quiero que polarice ninguna posición mía porque yo no quiero que la política no forme parte de mi gobernanza. Quiero que forme parte de mi gobernanza lo que sea favorable para todos los ciudadanos en Puerto rico y que de alguna manera puedan mejorar su calidad de vida.

Usted dice que no es política… supongo que lo menciona como de carrera, pero viene de una administración del Partido Nuevo Progresista ¿Usted milita en el Partido Nuevo Progresista?
—A través de los 32 años que estuve en el gobierno, trabajé con seis gobernadores de diferentes partidos, trabajé con nueve secretarios de Justicia de diferentes partidos. Yo desde fiscal especial hasta fiscal de distrito, son seis posiciones, nunca utilicé un político para ascender. Ascendí por mis méritos, por mi trabajó, así que nunca necesité de la política para hacer mi trayectoria. Sí pue do tener una identificación que verdaderamente no quisiera traerla a la opinión pública porque quiero que me vean como la persona que yo quiero para el pueblo de Puerto Rico, que es un enlace que ayude al pueblo a lograr sus propósitos.

Con esa narrativa podría tener algún tipo de resentimiento de las cámaras legislativas que son cuerpos políticos, ¿Cómo planifica gobernar sin el apoyo de los líderes legislativos?
—Creo que quizás nos estamos adelantando. Quiero que se de la oportunidad de tener esa conversación. Ellos conocen mi forma de pensar en términos de lo que puede ser la política, pero también conocen que soy una persona humana que me gusta sentir la gente, lo que la gente piensa y cómo yo puedo ayudar a la gente y tenemos que reconciliar esas dos formas de pensar.

Tras las protestas, Puerto Rico quedó en una posición delicada en la Capital de Estados Unidos, ¿Cómo planifica atender esa situación? Y ¿Se identifica a nivel nacional con el Partido Republicano o con el Partido Demócrata?
—Bueno… ese trabajo lo vamos a hacer directamente con la Comisionada Residente y la Oficina de PRAFAA (Administración de asuntos de Puerto Rico en Washington) que ya tiene una directora nueva y aquellas personas que formen parte de mi equipo de trabajo para presentarle tanto al Congreso como al mismo presidente que es una nueva administración, que somos un nuevo gobierno, que vamos a trabajar en beneficio del pueblo de Puerto Rico.


Noticias Relacionadas