Bolton (R), habla junto al secretario de comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, durante la Conferencia Internacional para la Democracia en Venezuela en Lima el 6 de agosto de 2019. AFP/Metro
Bolton (R), habla junto al secretario de comercio de Estados Unidos, Wilbur Ross, durante la Conferencia Internacional para la Democracia en Venezuela en Lima el 6 de agosto de 2019. AFP/Metro

Mundo por AFP,

Medio centenar de países que apoyan al líder opositor Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela debaten este martes en Lima una salida a la crisis en esa nación, un día después de que Washington bloqueara los activos de Caracas.

La “Conferencia Internacional por la Democracia en Venezuela”, convocada por el Grupo de Lima, comenzó después de una reunión de casi tres horas de las naciones que reconocen a Guaidó.

Previamente el enviado estadounidense John Bolton advirtió que quienes hagan negocios con Maduro también pueden ser sancionados por Washington, en virtud del bloqueo a Caracas.

Bolton aseguró que el bloqueo no va dirigido contra el pueblo venezolano, en un aparente esfuerzo por impedir una reacción de rechazo, como la que durante décadas ha enfrentado Washington por su embargo a Cuba.

“Este bloqueo no es contra el pueblo de Venezuela, sino contra el régimen de Maduro”, insistió el consejero de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

Bolton acaparó la atención en Lima un día después de que que el presidente Donald Trump congelara todos los activos del gobierno venezolano en Estados Unidos, en una medida que Washington no aplicaba desde hace tres décadas a una nación americana.

A la cita de Lima fueron invitados países que reconocen al gobierno de Maduro, pero ninguno asistió.

Perú había dicho que habían confirmado su presencia México y Uruguay, pero al final no acudieron. “En un principio (México y Uruguay) venían, pero después decidieron que no”, dijo a la AFP un responsable de la cancillería cubana.

Trump ordenó el lunes el congelamiento de activos y prohibió las transacciones con las autoridades venezolanas, imponiendo restricciones similares a las aplicadas a Cuba, Corea del Norte, Irán y Siria.

El bloqueo fue considerado este martes desde Caracas como “terrorismo económico” por el gobierno de Maduro, que lleva adelante un diálogo con delegados de Guaidó en Barbados, bajo la mediación de Noruega, proceso visto con escepticismo por Washington.

AFP

Cuba describió la orden de Trump como “acto de cobardía” y Rusia lo calificó como una acción de “terrorismo económico”.

“Ningún tiene derecho de imponer su voluntad a otro mediante la represión económica”, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores ruso, citado por la agencia Ria Novosti.

“Es un despojo, un robo, un ensañamiento brutal” contra Venezuela, dijo por su parte el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel.

 – Sanciones a terceros –

Bolton advirtió que el bloqueo que Trump impuso al gobierno venezolano Maduro autoriza a Washington a sancionar a terceros que hagan negocios con su régimen.

“Quisiera dejar en claro que este decreto ejecutivo, con vastos efectos, autoriza al gobierno estadounidense a identificar y convertir en blanco de sanciones a personas que sigan brindando  apoyo al ilegítimo régimen de Nicolás Maduro”, declaró Bolton.

“A Rusia y China les decimos que el apoyo que brindan al régimen de Maduro es intolerable, en particular para el régimen democrático que reemplazará a Maduro. A Rusia, y sobre todo a quienes que controlan sus finanzas, les volvemos a decir lo siguiente: ‘No redooblen una apuesta equivocada'”, expresó.

“Para China, que ya se muestra desesperada por recuperar las pérdidas financieras, la vía más rápida para recuperar su dinero, es apoyar un nuevo gobierno legítimo”, añadió.

En el continente americano, Estados Unidos impuso un bloqueo a la Cuba de Fidel Castro en 1962, a Nicaragua en el primer gobierno de Daniel Ortega en 1985 y a Panamá en 1988, en tiempos del general Manuel Antonio Noriega. Solo las medidas contra La Habana siguen vigentes.

 – Segunda reunión –

Tras la reunión de los países que apoyan a Guaidó, comenzó la conferencia a la que asistieron los mismos participantes.

“Aspiramos a que esta reunión sea un hito para impulsar la democracia”, declaró al inicio de la conferencia ampliada el canciller peruano Néstor Popolizio, quien presidió ambas reuniones.

Entre unos 60 países participantes asisten el Vaticano, Francia, España, Alemania, Reino Unido, Australia, Corea del Sur, Japón, Israel, Emiratos Árabes Unidos, Sudáfrica y 18 naciones latinoamericanas.

El Grupo de Lima había convocado a un centenar de países a esta conferencia, pero unos 40 desestimaron acudir, entre ellos Cuba, China, Rusia y Turquía, especialmente invitados por la posibilidad de que tendieran puentes con Maduro.

Si bien la conferencia fue citada “a nivel de cancilleres”, solo llegaron a Lima ocho ministros de Relaciones Exteriores, según la cancillería peruana, entre ellos Ernesto Araújo, de Brasil; Carlos Holmes Trujillo, de Colombia; Jorge Faurie, de Argentina; y Pekka Olavi Havisto, de Finlandia.

El Grupo de Lima, creado en 2017 para definir una postura común frente la crisis venezolana, lo integran una decena de países latinoamericanos y Canadá.


Noticias Relacionadas