Maduro en ejercicios militares con el grito "fuera Trump de Venezuela". EFE/Metro
Maduro en ejercicios militares con el grito "fuera Trump de Venezuela". EFE/Metro

Mundo por AFP,

El gobierno venezolano aseguró este miércoles haber conjurado un nuevo intento para derrocar y asesinar al presidente Nicolás Maduro, que implicaba a militares activos y retirados, evidenciando una vez más fisuras en la Fuerza Armada, pilar del mandatario.

Casi dos meses después de un fallido alzamiento militar liderado por el opositor Juan Guaidó, el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, denunció un plan que debía ejecutarse el domingo y lunes pasados e incluía la proclamación del general en retiro Raúl Baduel como mandatario.

“Estuvimos en todas las reuniones para planificar el golpe de Estado, estuvimos en todas las conferencias”, dijo Rodríguez, al indicar que hubo infiltrados en el complot, con el que vinculó a Guaidó.

Al menos seis de los señalados están detenidos, agregó en una alocución televisiva el ministro, que presentó el testimonio en prisión de uno de ellos -el teniente Carlos Saavedra- y grabaciones de videoconferencias en las que se diseñó la supuesta intentona.

Cuatro de los militares fueron arrestados el pasado viernes, según había denunciado el martes Guaidó, reconocido como presidente encargado por medio centenar de países encabezados por Estados Unidos, aunque sin detallar las razones. Guaidó había mencionado a otro militar y dos comisarios de la policía científica.

Maduro pide a los militares desarmar a los traidores y golpistas. EFE/Metro

Saavedra aseguró ser sobrino del general en retiro Ramón Lozada Saavedra, detenido este miércoles en el estado Barinas (oeste).

De acuerdo con lo dicho por el ministro, el testimonio de Carlos Saavedra y las conferencias, el plan incluía el asesinato de Maduro, su esposa Cilia Flores y el número dos del chavismo Diosdado Cabello, entre otros funcionarios.

También, la toma del palacio presidencial, tres destacamentos -como la base aérea de La Carlota en Caracas- y la fuga de prisión de Baduel, ex ministro de Defensa del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y preso desde 2017.

– “Novela” –

Guaidó tildó la denuncia de “novela” y dijo que ya “se perdió la cuenta” de este tipo de acusaciones. “El llamado que hemos hecho y que seguimos haciendo es (…) a la Fuerza Armada, que se ponga del lado de la Constitución”, dijo a la prensa.

“¿Cuánto más debe ser el baño de sangre, Guaidó, para que tú u otro se haga presidente?”, había cuestionado el ministro.

Rodríguez sostuvo que los gobiernos de Colombia, Chile y Estados Unidos estaban envueltos en el plan, que según dijo preveía trasladar a Baduel en helicóptero a territorio colombiano si fallaba la estrategia.

“¡Basta ya de planear golpes militares, asesinatos del presidente. Basta ya de proteger a asesinos y terroristas”, afirmó, dirigiéndose a los presidentes de Colombia, Iván Duque, y de Chile, Sebastián Piñera, y al consejero de seguridad nacional estadounidense, John Bolton.

Juan Guaidó. AFP/Metro

Juan Guaidó. AFP/Metro

Según el ministro, la conspiración era dirigida desde República Dominicana por el general Antonio Rivero, a quien Maduro degradó junto con Baduel en 2018. Anunció que pedirá a Interpol la captura de Rivero.

Asimismo, indicó que faltan por capturar diez personas, algunos de ellos en Colombia.

La crisis política se ha intensificado a la par con la peor debacle del país petrolero, que ha forzado la migración de unos cuatro millones de venezolanos, según la ONU.

– “Mercenario” –

La presunta trama se conoce luego de que el general Cristopher Figuera, exjefe de inteligencia de Maduro quien llegó el lunes a Estados Unidos, afirmara que el mandatario es vulnerable a otra revuelta militar como la del 30 de abril, en la que él participó.

Figuera “resultó ser un mercenario (…) No fue que él liberó a Leopoldo López, fue que cobró cientos de miles de dólares para liberar” al opositor de su arresto domiciliario, dijo Rodríguez en la primera reacción del gobierno a declaraciones del oficial al diario The Washington Post.

El general, quien coopera con las autoridades estadounidenses, acusó a Maduro de liderar una “empresa criminal”, al denunciar varios casos de corrupción que implicarían a su entorno.

Aunque el alto mando militar reitera continuamente su lealtad al líder socialista, la rebelión de abril y las nuevas denuncias de conspiraciones sugieren descontento en un sector de la Fuerza Armada.

Según el Parlamento de mayoría opositora, 198 militares se encuentran presos por motivos políticos.

Además de la Fuerza Armada, Maduro se aferra al poder con apoyo de Rusia, que este miércoles retiró a un grupo de técnicos militares que estaba en Venezuela desde hacía tres meses, aduciendo que finalizó sus tareas de mantenimiento de equipos y formación de personal.

Washington, acusado por Moscú de promover el derrocamiento de Maduro, había exigido el retiro de esos enviados


Noticias Relacionadas