Fotografía cedida por prensa de Miraflores que muestra al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mientras participa en un acto de gobierno. EFE/Metro
Fotografía cedida por prensa de Miraflores que muestra al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, mientras participa en un acto de gobierno. EFE/Metro

Mundo por AFP,

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, nombró este jueves a un nuevo ministro de Electricidad, apenas dos meses después de haber designado a Igor Gavidia, mientras persisten apagones prolongados en el interior del país.

Freddy Brito, ingeniero electricista, “continuará los trabajos de recuperación plena del Sistema Eléctrico Nacional” como ministro y presidente de la estatal Corpoelec, señaló el mandatario en Twitter.

Brito se venía desempeñando como ministro de Ciencia y Tecnología, cartera que ahora ocupará la bióloga Gabriela Jiménez.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE/Archivo

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. EFE/Archivo

“Seguiremos colocando todo nuestro conocimiento en función de solventar los problemas que afectan a nuestro pueblo”, expresó el funcionario tras su designación.

Maduro había nombrado al ingeniero Gavidia el pasado 1 de abril, asignándole la tarea de resolver los apagones que se recrudecieron en marzo tras una gigantesca falla que afectó a todo el territorio.

Un plan de racionamiento anunciado por el gobierno el 31 de ese mes se mantiene en estados del interior como Zulia y Barinas (oeste). Caracas fue excluida de los cortes.

Los problemas eléctricos se han venido acentuando desde hace una década, especialmente en el petrolero Zulia, donde las interrupciones del servicio duran entre 12 y 14 horas diarias.

La dramática situación en ese estado empujó a Johandry Suárez, periodista de 26 años, a sumarse a los tres millones de venezolanos -según la ONU- que han emigrados desde 2015 a raíz de la crisis económica.

“Prácticamente no había forma de trabajar, eso sin contar que las señales telefónicas fallaban y volvían más engorroso todo”, contó a AFP desde Bogotá, donde trabaja en manejo de redes sociales.

“Me acostumbré a tomar agua tibia. Dormir era muy molesto, pues tenía que hacerlo con la ventana abierta y entraban muchos mosquitos, eso sin contar que conmigo vivía mi sobrino y a veces nos turnábamos para abanicarlo. Todo era una incertidumbre”, añadió.

Venezuela vive la peor crisis de su historia reciente con una hiperinflación desbocada, escasez de bienes esenciales y una economía reducida a la mitad, todo ello empeorado por los apagones que el gobierno atribuye a “sabotajes” de Estados Unidos.


Noticias Relacionadas