AFP/Metro
AFP/Metro

Mundo por AFP,

El reparto del poder en la Unión Europea (UE), con base a equilibrios políticos, geográficos y de género, se empezó a discutir este martes tras las elecciones europeas que confirmaron el fin del bipartidismo y el auge contenido de los euroescépticos.

Presidencia de la Comisión

“Teniendo en cuenta el resultado de las elecciones (…), el Consejo Europeo propondrá al Parlamento Europeo, por mayoría cualificada, un candidato al cargo de presidente de la comisión”, rezan las reglas europeas.

En 2014, este principio se tradujo en la creación de la figura del Spitzenkandidat. Cada familia política europea —PPE (derecha), socialdemócratas, liberales, etc.—debe escoger un cabeza de lista, que optará a presidir la comisión.

Las elecciones europeas dejaron en esta ocasión un hemiciclo más fragmentado que obliga al PPE —primera fuerza— a buscar alianzas

Entonces, el ex primer ministro luxemburgués Jean-Claude Juncker, quien encabezó al PPE durante la campaña de las elecciones europeas, logró el visto bueno de los mandatarios, una designación que la Eurocámara validó.

Pero su designación fue compleja. La alemana Angela Merkel, el británico David Cameron, el neerlandés Mark Rutte y el sueco Fredrik Reinfeldt intentaron construir una minoría de bloqueo contra esta regla.

La canciller alemana dio marcha atrás tras una campaña mediática acusándola de “traicionar la democracia”, pero la hostilidad de los mandatarios al sistema de Spitzenkandidat sigue patente, con el francés Emmanuel Macron a la cabeza.

Las elecciones europeas dejaron en esta ocasión un hemiciclo más fragmentado, que obliga al PPE —primera fuerza— a buscar alianzas con los socialdemócratas, pero también con los liberales o con los verdes.

La formación de derechas ya reivindicó el cargo de presidente de la comisión para su candidato Manfred Weber, pero no lo tendrá fácil. Otros posibles aspirantes son la liberal Margrethe Vestager y el socialdemócrata Frans Timmermans.

Los mandatarios iniciaron sus discusiones este martes y deberían lograr un acuerdo en su cumbre de junio.

El candidato finalmente designado por los líderes deberá enfrentarse a mediados de julio a la aprobación por mayoría de la Eurocámara, que ya expresó su apego al sistema de Spitzenkandidat, avanzando un pulso con el Consejo Europeo.

Equilibrios y altos cargos

Además de la Presidencia de la comisión, los mandatarios deberán escoger quién sucederá al jefe del Consejo Europeo, el polaco Donald Tusk, y a la jefa de la diplomacia europea, la italiana Federica Mogherini.

Para la elección, los mandatarios deberán respetar un equilibrio entre países grandes y pequeños; entre Estados adheridos a la UE antes o después de 2004; y deberán al menos incluir a una mujer.

Aunque la elección del presidente de la Eurocámara corresponde a los eurodiputados, las necesarias coaliciones entre partidos políticos europeos para lograr una mayoría, incluyen en la práctica este puesto entre los cargos a repartir.

Tras las elecciones de 2014, cuando el PPE y los socialdemócratas lograron la mayoría, se designó a Juncker y Tusk, por parte de la formación de derecha, y a Mogherini y al expresidente de la Eurocámara, Martin Schulz, por los socialdemócratas.

A diferencia de entonces, en la ecuación de este año, también entrará la designación por los mandatarios del sucesor del italiano Mario Draghi, como presidente del Banco Central Europeo (BCE).

Calendario

La Eurocámara votará la primera semana de julio la persona que presidirá la nueva legislatura, días después será el turno de someterse a la aprobación del hemiciclo del candidato designado por los líderes para presidir la comisión.

A continuación, este deberá constituir su equipo de comisario, a propuesta de cada país del bloque. Cada comisario deberá someterse a continuación a una audiencia por parte de los eurodiputados, que podrían rechazar su candidatura.

En octubre, la Eurocámara se pronunciará sobre el nuevo colegio de comisarios, incluido el jefe de la diplomacia europea, en su conjunto y, si la comisión logra la aprobación de los eurodiputados, asumirá sus funciones el 1 de noviembre.

En 2014, tras una cumbre de emergencia a raíz del resultado de los comicios, los mandatarios se vieron de nuevo en junio, si bien se necesitó una cumbre extraordinaria en agosto para nombrar al jefe del consejo y a la jefa de la diplomacia.


Noticias Relacionadas