Iván Duque, presidente de Colombia. AFP/Metro
Iván Duque, presidente de Colombia. AFP/Metro

Mundo por EFE,

El presidente colombiano, Iván Duque, aseguró este sábado que su administración no claudicará ante el terrorismo durante una visita que hizo a la ciudad de Saravena, en el departamento de Arauca, fronteriza con Venezuela, en donde el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tiene fuerte presencia.

“Queremos decirle a toda la población de Arauca que aquí no tenemos miedo al terrorismo y que aquí está el Gobierno nacional para hacer respetar este territorio”, manifestó en Saravena, donde encabezó una nueva jornada de los “Talleres Construyendo

País”, en los que dialoga directamente con las comunidades.

Saravena, junto con Fortul, Tame y Arauquita, forman un cuadrado en el que se mueve el Frente de Guerra Oriental, uno de los más sanguinarios de esta guerrilla que se ha ensañado con sus ataques a los oleoductos que salen o pasan por esta región como el Caño Limón-Coveñas, blanco de numerosos atentados cada año.

El año pasado la infraestructura petrolera colombiana sufrió 107 atentados, de los que 89 afectaron al Caño Limón-Coveñas, uno de los mayores del país, y 18 al Transandino, en el sur, todos atribuidos por las autoridades al ELN.

/ AFP

Iván Duque / AFP

Según la Procuraduría General de Colombia en 2017 esa guerrilla perpetró 62 atentados contra el Caño Limón-Coveñas, que transporta crudo desde los campos petroleros de Arauca hasta el mar Caribe, lo que ocasionó el derrame de más de 20.000 barriles de petróleo.

La visita de Duque a Saravena, que tiene alrededor de 50.000 habitantes, coincidió con nuevas acciones violentas en varios sitios del país que se cobraron la vida de dos soldados y dos civiles en la región del Catatumbo, donde también opera el ELN, mientras que otros dos militares también resultaron heridos.

Adicionalmente, un policía perdió la vida y otro fue herido en un ataque perpetrado por disidencias de las FARC contra una patrulla de esa institución en el casco urbano de Corinto, en el no menos conflictivo departamento del Cauca (suroeste).

Ante la situación, Duque dijo en Saravena que el terrorismo no tiene cabida en el país y llamó al ELN a desmovilizarse o, de lo contrario, enfrentarán “todo el peso del Estado”.

“Que quede claro: este es un Gobierno que defiende la legalidad, y el compromiso mío por la legalidad se mantendrá (…) mientras yo ejerza la Presidencia de la república. Si el ELN quiere demostrarle a Colombia que tiene voluntad de paz, que empiece poniéndole fin a todos esos actos criminales”, aseguró.

Al referirse a la situación de orden público en Arauca, el gobernante quiso dar un mensaje al departamento: “no más terrorismo, no más golpes miserables a la infraestructura de los más vulnerables”.

Duque también hizo un llamamiento para que los guerrilleros del ELN “abandonen, de manera individual, el camino de la criminalidad”.

/ AFP

Iván Duque / AFP

“Desmovilícense individualmente, dense cuenta que aquí está el camino ordenado y de la legalidad, salgan de ese camino nefasto, de ese camino tortuoso, de ese camino que busca atacar a todos los colombianos, que es el de la violencia”, apostilló.

El mandatario advirtió al ELN de que en caso de que quieran alcanzar la paz tienen que demostrar que son “capaces de parar esa máquina criminal que por décadas ha flagelado al pueblo de Colombia”.

“De lo contrario, estará el Estado y el aparato judicial respondiéndoles como lo demanda la Constitución y la ley”, enfatizó.

Duque cuestionó la actitud del ELN frente a un diálogo de paz y dijo que mientras el país clama por el fin de las acciones terroristas esa guerrilla responde solo con “barbarie, barbarie, barbarie”.

El presidente volvió a condenar los recientes ataques del ELN a los oleoductos y contra la fuerza pública, y especialmente el atentado terrorista contra la Escuela de Cadetes de la Policía General Santander, en Bogotá, ocurrido el pasado 17 de enero.

La acción terrorista causó la muerte de 22 cadetes, entre ellos una ecuatoriana, y dejó heridos a más de 60.

En el atentado también murió el conductor del vehículo cargado con explosivos, identificado por las autoridades como José Aldemar Rojas Rodríguez y como miembro del ELN.

Según la Fiscalía colombiana, la camioneta usada en ese atentado llegó a Bogotá procedente de Arauca, donde se le hizo el último control técnico y mecánico el año pasado.

Es importante que leás:

Noticias Relacionadas