El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante su intervención este jueves en el Comité de Ministros del Consejo de Europa, en el marco de su visita oficial a Estrasburgo. EFE/Metro
El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, durante su intervención este jueves en el Comité de Ministros del Consejo de Europa, en el marco de su visita oficial a Estrasburgo. EFE/Metro

Mundo por AFP,

El gobierno socialista español acusó el viernes a los independentistas catalanes de rechazar su última propuesta de diálogo, que había generado una fuerte polémica en España, dejando en suspenso las discusiones.

“Esa propuesta era el intento de plantear de manera ordenada y rigurosa y con convicción el diálogo (…) No ha sido aceptada”, declaró ante la prensa la vicepresidenta del gobierno español, Carmen Calvo, al frente de la negociación con los dirigentes catalanes.

“De momento esta situación encalla, porque esa propuesta no es aceptada”, agregó.

El presidente del gobierno, Pedro Sánchez, llegó al poder en junio, gracias a entre otros los votos de los independentistas catalanes, con la voluntad de retomar un diálogo con los separatistas que había sido roto por su predecesor, el conservador Mariano Rajoy

Pero las discusiones pronto se convirtieron en un diálogo de sordos, entre Sánchez, que proponía ampliar la autonomía de Cataluña, y unos independentistas firmes en su demanda de un referéndum de independencia vinculante.

“Los partidos independentistas plantean la aceptación de un referéndum de autodeterminación que no es aceptable nunca. Nunca para un gobierno como el nuestro”, señaló Calvo.

“Cuando dos partes sostienen dos posiciones que no tienen (…) ningún tipo de conciliación, hay que parar, simplemente hay que parar”, apuntó.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/Metro

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. EFE/Metro

Ante los incesantes pedidos de los independentistas –rechazados por Madrid– de una mediación internacional entre el gobierno y el ejecutivo regional catalán, Pedro Sánchez aceptó esta semana la presencia de un “relator” independiente en una futura mesa de negociación entre partidos catalanes para solucionar la crisis que sacude la región.

Este “relator” tendría la función de facilitar el diálogo en este foro, paralelo a las discusiones mantenidas entre el gobierno central y el regional.

Esta concesión a los independentistas catalanes despertó la ira de la derecha y la extrema derecha que convocaron una manifestación el domingo en Madrid contra Sánchez, atacado incluso desde dentro de su partido socialista.

La polémica por la concesión del gobierno con el “relator” se produce antes de que el martes se abra en Madrid el juicio histórico contra doce dirigentes catalanes por su papel en la tentativa de secesión de 2017.

También ocurre en plena discusión de los presupuestos para 2019, que Sánchez no podrá hacer aprobar en el Parlamento sin apoyo de los independentistas catalanes.

Estos últimos le niegan hasta ahora el apoyo. En caso de no poder aprobar los presupuestos, Sánchez se podría ver obligado a convocar elecciones anticipadas antes del fin de la legislatura en 2020.


Noticias Relacionadas