/Getty Images
/Getty Images

Mundo por EFE,

El secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, y el responsable de la inteligencia norcoreana, Kim Yong-chol, comenzaron hoy viernes pasadas las 11.00 hora local (16.00 GMT) una reunión en un hotel de Washington.

El objetivo de la cita es tratar de fijar una segunda cumbre entre el presidente estadounidense, Donald Trump y el líder norcoreano, Kim Jong-un.

El encuentro entre Pompeo y Kim se produce en The Dupont Circle Hotel, un establecimiento de cuatro estrellas en el corazón de Washington que hoy amaneció rodeado por cámaras de televisión y periodistas de todo el mundo.

En esa reunión también participa el enviado especial de EE.UU. para Corea del Norte, Steve Biegun.

La negociación se producirá a puerta cerrada en una de las salas de reuniones del hotel.

Antes de entrar en esa sala, Kim, Pompeo y Biegun posaron ante las cámaras en silencio.

Pompeo se colocó en el medio del trío, que se situó frente a una pared de color carmesí con una estantería de libros con plantas y una foto del reverendo Martin Luther King Jr.

Por el momento, el Departamento de Estado de EE.UU. no ha informado de si hará público un comunicado tras el encuentro, como es usual en estos casos.

El responsable de la inteligencia norcoreana llegó anoche a Washington procedente de Pekín.

Viajó acompañado de la directora del departamento del Frente Unido, Kim Song-hye, que ya estuvo en Washington junto al propio Kim Yong-chol el año pasado, y el director general del departamento para asuntos americanos de la cancillería norcoreana, Choe Kang-il.

Según informes de prensa, la delegación norcoreana no tiene previsto abandonar la capital estadounidense hasta el sábado, lo que deja una amplio espacio de tiempo para una posible reunión con Trump, que no ha sido confirmada por la Casa Blanca.

Kim ya visitó Washington en junio del año pasado, cuando entregó a Trump en la Casa Blanca una carta del líder norcoreano, en una visita que sirvió para concretar definitivamente la primera e histórica reunión entre los jefes de Estado de ambos países ese mismo mes en Singapur.

/ Getty Images

Tras esa cumbre, en la que EE.UU. y Corea del Norte acordaron trabajar para la desnuclearización del régimen norcoreano a cambio de que EE.UU. garantizara su supervivencia, el diálogo apenas ha mostrado avances, ante la falta de una hoja de ruta para el desarme.

EE.UU. ha requerido de Corea del Norte acciones de más calado para demostrar su compromiso con la desnuclearización, mientras que el régimen norcoreano reclama antes el levantamiento de sanciones y la firma de un tratado de paz entre las dos Coreas.

Medios estadounidenses y surcoreanos han especulado en los últimos días con la posibilidad de que la segunda cumbre Kim-Trump se celebre en Vietnam o en Tailandia.


Noticias Relacionadas