Familiares y amistades de los fallecidos rindieron homenaje.| AFP
Familiares y amistades de los fallecidos rindieron homenaje.| AFP

Mundo por AFP,

Entre el dolor lacerante de quienes perdieron a seres queridos y un civismo ejemplar, acicateado por las memorias de hace un año, los mexicanos recordaron los sismos que golpearon al país el 19 de septiembre: el de 2017, con 369 muertos, y el de 1985, con más de 10.000.

Ceremonias oficiales, misas, un megasimulacro y protestas han sido algunas de las manifestaciones de este doloroso aniversario doble para la capital de México.

En el sur de la ciudad, el colegio privado Enrique Rébsamen volvió a ser epicentro de dolor e indignación.

Ahí murieron hace un año 19 niños y siete adultos después de que parte del edificio se desplomó, según peritos, del peso de un departamento que la dueña de la escuela, prófuga de la justicia, construyó sobre aulas de clase con permisos irregulares. Durante el minuto de silencio previo al simulacro general, que se realiza cada año, unas 200 personas que se encontraban al pie del colegio levantaron el puño en alto.

Las primeras lágrimas de algunos se tornaron en llanto al escucharse el atronador sonido del sistema de alerta sísmica que opera en la ciudad. Este año, el simulacro del 19 de septiembre adquirió graves matices, pues los habitantes de la ciudad aún sufren el impacto emocional que supuso el potente sismo de 2017, ocurrido solo 2 horas y 14 minutos después del simulacro.


Noticias Relacionadas

Un total de 42.849 personas solicitaron refugio en México entre enero y julio pasado, según detalla el más reciente informe de la Comisión Mexican...

por Humberto Galo