|GETTY
|GETTY

Mundo por Miguel Velazquez /Metro World News,

Corea del Norte se comprometió a la desnuclearización, mientras que Estados Unidos ofreció a Pyongyang “garantías de seguridad”, de acuerdo al texto firmado por ambos mandatarios en Singapur.

Donald Trump y Kim Jong-un, líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, se comprometieron a cooperar para desarrollar nuevas relaciones y para “la promoción de la paz, la prosperidad y la seguridad”.

La insólita y esperada cumbre tuvo lugar este 12 de junio en Singapur, tras el ofrecimiento realizado por Kim Jong-un de acercarse a Corea del Sur y a Estados Unidos.

El acuerdo firmado entre ambas naciones se centra en cuatro puntos. El primero es el “compromiso de establecer nuevas relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte”, esto, ya que el deseo de los pueblos de ambos países es que haya paz y prosperidad.

En el segundo, ambas naciones se comprometen a unir sus esfuerzos “para construir un régimen de paz duradero y estable en la península coreana”.

Es en el tercer punto en el que se reconoce la declaración de Panmunjon, sitio en el que las dos Coreas firmaron el histórico acuerdo del pasado 27 de abril, en el que Pyongyang se comprometió a la desnuclearización.

Finalmente, en el cuarto punto, Estados Unidos y Corea del Norte se comprometieron a “recuperar los restos de los prisioneros de guerra o desaparecidos en combate” durante la Guerra de Corea (1950-1953) e incluye “la repatriación inmediata de los que ya han sido identificados”.

El presidente estadounidense, Donald J. Trump (d), y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se estrechan la mano tras firmar una declaración conjunta durante su histórica cumbre en hotel Capella de Singapur. EFE

El presidente estadounidense, Donald J. Trump (d), y el líder norcoreano, Kim Jong-un, se estrechan la mano tras firmar una declaración conjunta durante su histórica cumbre en hotel Capella de Singapur. EFE

 

Metro habló con Ali Riaz, profesor distinguido de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Illinois, en Estados Unidos, quien aseguró que la declaración firmada por los presidentes Trump y Kim Jong-Un es “demasiado general y vaga”, pero la posibilidad [de paz] es mayor que antes.

Entrevista con Ali Riaz, profesor distinguido de Ciencias Políticas en la Universidad Estatal de Illinois, en Estados Unidos.

¿La posición que tomarán ambos llevará a una paz duradera en la península de Corea?
–Depende de los pasos concretos en los próximos meses y años. La declaración firmada por los presidentes Trump y Kim Jong-un es demasiado general y vaga. Carece de sustancia. Por lo tanto, es demasiado pronto para concluir si marcará el comienzo de una nueva era de paz. Pero, la posibilidad es mayor que antes. Las acciones de ambos países, particularmente de Corea del Norte, hacia la desnuclearización, determinarán el rumbo.

¿Qué acciones deben hacer ambos países para convertir las palabras expresadas en realidad?
–La primera acción que demostrará el compromiso con la desnuclearización es el acceso irrestricto de los inspectores internacionales a todos los sitios nucleares en Corea del Norte. No olvidemos, anteriormente, Corea del Norte ha engañado a la comunidad internacional sobre su programa de armas nucleares. Comprensiblemente, la desnuclearización es un proceso largo, pero debe haber un calendario y un proceso verificable. El presidente Trump dijo que Kim aceptó ser ‘verificado’. Estados Unidos ya acordó detener los “juegos de guerra” con Corea del Sur, una gran concesión.

Donald Trump describió su reunión con Kim Jong-un como “muy, muy buena”. Pero en otras ocasiones se ha expresado muy bien de alguien y minutos después cambia totalmente el discurso. ¿Podría ser esta una ocasión similar?
–Durante todo el día hemos visto que Trump ha elogiado efusivamente a Kim. Él lo ha descrito como “una persona talentosa”. Si bien anteriormente vimos a Trump dar “vueltas en U” en muchos asuntos y en muchas personas. No creo que pueda hacer un cambio de sentido después de la Cumbre. Sin embargo, Trump es una persona impredecible.

Esta reunión marca el final de un ciclo y el comienzo de otro. ¿Qué fue lo que concluyó y qué comenzó?
–Este fue un momento histórico. Rompe el ciclo de la retórica beligerante y las amenazas angustiosas de los Estados Unidos y Corea del Norte. Ha abierto la puerta a nuevas oportunidades. Que la oportunidad se materialice dependerá de los esfuerzos sinceros de ambas partes. No hay duda de que, a partir de ahora, Corea del Norte y su líder han ganado más. Un líder solitario de un régimen totalitario ahora está siendo tratado como un socio igualitario y un pacificador, y eso también sin hacer ninguna concesión diplomática o militar.

Finalmente, ¿qué puntos cree que no fueron tocados durante esta primera reunión?
¿Podría eso conducir a un segundo encuentro?
–Aunque el presidente Trump dijo en su conferencia de prensa posterior a la cumbre que se debatió sobre el tema de los derechos humanos, parece que no recibió la debida importancia. La espantosa condición de los derechos humanos en Corea del Norte no puede pasarse por alto. El presidente Trump ha indicado que se puede invitar a Kim a la Casa Blanca en un “momento apropiado”. Espero que tengan un segundo encuentro. Pero el punto más importante es que los funcionarios continuarán trabajando juntos en los próximos días.


Noticias Relacionadas

Las negociaciones entre Vladimir Putin y Donald Trump comenzaron con un retraso de 55 minutos. El líder de Rusia fue el primero en llegar al lugar, y...

por Philipp Kovalyov /MWN in Helsinki