El expresidente fue condenado en 2017 a devolver más de 419.000 dólares al Estado. Foto: Cortesía
El expresidente fue condenado en 2017 a devolver más de 419.000 dólares al Estado. Foto: Cortesía

Mundo por ACAN-EFE,

El expresidente de El Salvador Mauricio Funes (2009-2014) y 31 allegados conocerán hoy su futuro judicial, después de que el domingo se celebrara la audiencia inicial en su contra, que finalizó este lunes, por una multimillonaria malversación de fondos públicos durante su mandato.

Tras más de 16 horas de sesión, que comenzó a las 10:00 hora local del domingo (16:00 GMT) y concluyó a las 02:00 hora local de este lunes (8:00 GMT), la abogada Tania Pastor, defensora de dos de los acusados ausentes, informó de que a las 15:00 hora local (21:00 GMT), el juez del caso, Salomón Landaverde, brindará la resolución.

A la audiencia inicial se presentaron las seis personas detenidas hasta el momento, entre ellas el empresario y amigo de Funes Miguel Menéndez.

El juez Landaverde concedió reserva parcial del caso a petición de la Fiscalía “como medida para proteger a los testigos criteriados (protegidos)”.

El Ministerio Público solicitó, además, que el proceso pase a la siguiente etapa (instrucción) y que los detenidas se mantengan en prisión preventiva.

A la sesión se presentaron 26 abogados defensores de igual número de acusados, con ausencia de la defensa del expresidente Mauricio Funes.

La Fiscalía General de la República emitió el pasado martes 31 órdenes de captura contra Funes, su pareja, Ada Michelle Guzmán, y dos de sus hijos, todos asilados en Nicaragua desde septiembre de 2016, y su más cercano círculo de amigos y familiares, así como dos excónyuges.

Entre los involucrados también está la exprimera dama Vanda Pignato, actual titular de la Secretaría de Inclusión Social (SIS), contra quien no se giró orden de captura por su estado de salud y que es señalada de lavar más de 165.000 dólares mediante el pago de tarjetas de crédito, préstamos y la compra de un vehículo.

El exmandatario, asilado en Nicaragua desde septiembre de 2016, se ha manifestado a través de sus redes sociales y ha catalogado la investigación del Ministerio Público como “ridícula”, ya que según él, no conoce el proceso a seguir.

“La Fiscalía es un total fracaso. Procedimientos administrativos tan simples no los hace bien, de nada sirve alertar a Interpol si es del dominio público que resido en Nicaragua y, dada mi condición de asilado, no puede pedir al juzgado mi extradición, es a la Corte Suprema de Justicia a la que tiene que solicitarla”, publicó.

El fiscal general reaccionó a las palabras de Funes y dijo que el exmandatario “ya no tiene la calidad de un perseguido político, como él decía, ahora tiene la calidad de un exfuncionario corrupto perseguido por la ley”.

El funcionario relató que Funes comandó, junto a su amigo Miguel Menéndez, también exfuncionario y empresario de seguridad, una “estructura sofisticada” que sacó más de 351 millones de dólares a cuentas privadas, cobró más de 292 millones en efectivo y los lavó.

Apuntó que para evadir un fallo de la Sala de lo Constitucional de 2010, con el que los movimientos de dinero entre los ministerios debían ser autorizados previamente por el Congreso, crearon unidades de “gastos reservados” en cada institución para mover los fondos hacia la Presidencia.

El dinero era depositado en 8 cuentas bancarias de dos funcionarios, que también son procesados por la supuesta malversación de más de 300 millones de dólares por el expresidente Elías Antonio Saca (2004-2009), y después se movían mediante transferencias y cheques.

Según Meléndez, uno de los acusados llegaba a recoger el dinero en efectivo en “bolsas negras para basura” y bajo el amparo del entonces presidente del Banco Hipotecario, una entidad en la que tiene participación el Estado.

A raíz de esta investigación, que duró más de año y medio, la fiscalía identificó 14 inmuebles adquiridos por Funes mediante “testaferros”, quienes eran coordinados por Menéndez.

La Fiscalía también señala que Funes financió unos 369 viajes a más de 20 países para sus familiares y amigos, mismos que le costaron al Estado más de 4,5 millones de dólares.

El expresidente fue condenado en 2017 a devolver más de 419.000 dólares al Estado, tras ser declarado responsable de enriquecimiento ilícito por parte de un tribunal civil en un juicio ordenado por el Supremo.

Funes, quien llegó a gobernar bajo la bandera del “cambio” del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) ante la corrupción de administraciones anteriores, es el tercer presidente salvadoreño desde que el país entró a la vida democrática en ser acusado de apoderarse de dinero público.

Además de Funes y Saca, el fallecido exgobernante Francisco Flores fue procesado por supuestamente apropiarse de 15 millones de dólares donados por Taiwán.


Noticias Relacionadas