El expresidente cubano Raúl Castro levanta el brazo del recién elegido presidente cubano, Miguel Díaz-Canel. |Getty
El expresidente cubano Raúl Castro levanta el brazo del recién elegido presidente cubano, Miguel Díaz-Canel. |Getty

Mundo por David Cordero Mercado /Metro World News,

A un mes y medio del nombramiento de Miguel Díaz-Canel como el nuevo presidente de Cuba, los días en la más grande de las islas caribeñas transcurren igual que bajo la Presidencia del antecesor Raúl Castro.

Si bien fue una transición histórica y la primera vez desde 1959 que un Castro no ocupa el cargo de presidente, como un secreto a voces se ha venido diciendo que el verdadero poder decisional todavía está en manos de Raúl, quien permanece como primer secretario del Partido Comunista de Cuba. Posterior al trágico accidente aéreo en el que 110 personas perdieron la vida en dicho país, mientras hablaba con la prensa, al nuevo mandatario se le escapó que Raúl “siempre indica algún detalle a tener en cuenta”, una frase que para muchos fue otra señal de lo que ya se ha comentado. Las voces al interior de la isla lo confirman.

“Esta declaración deja mucho que ver, te permite ver que Díaz-Canel no va a poder gobernar, digamos con autonomía en Cuba. Díaz-Canel está atado a los designios del Partido Comunista de Cuba que ha gobernado el país durante 60 años básicamente y quien está al frente del Partido Comunista de Cuba es Raúl Castro”, afirmó Yoe Suárez, periodista en La Habana, donde nació y reside.

El pasado 19 de abril, Díaz-Canel fue confirmado como presidente de los Consejos de Estado y de Ministros. Desde entonces, se le ha visto en varios eventos oficiales, participó el 1 de mayo en la gran marcha del Día de los Trabajadores y estuvo presente mientras las autoridades atendían el accidente aéreo del 18 de mayo.

“Hasta ahora ha hecho apariciones frente a la prensa, creo que bastantes, porque está enfocado en una campaña por mejorar la ciudad de La Habana, en temas de movilidad, vivienda, construcción, porque el año que viene se cumplen 500 años de la ciudad, es un momento, digamos, histórico”, explicó Suárez, de 27 años. No obstante, más allá de esos proyectos de mejoras, no hay una señal de que el nuevo presidente traiga consigo nuevas reformas de política pública para la ciudadanía.

Para entender la ausencia de poder real en la figura del nuevo mandatario, basta con compararlo con los Castro. Tanto Fidel como su hermano Raúl eran el mismo, en sus respectivos períodos, presidente de los Consejos de Estado y de Ministros y primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba. En cambio, la ascendencia de Díaz-Canel al trono solo alcanzó uno de los dos poderes. En esta dualidad que es nueva para el país parece ser claro “que quien realmente manda es el Partido Comunista y no los Consejos de Estado y de Ministros”.

Desde el exilio, la opinión no es muy distinta. Otra de las señales de la falta de poder es que Díaz-Canel no ha nombrado aún un nuevo gabinete o Consejo de Ministros, aunque se ha dicho que eso pudiera suceder en julio.

“Él tiene que seguir consultándolo, no solo con Raúl Castro, pero con otros de los históricos dentro del sistema, como Machado Ventura (segundo secretario del Comité Central del Partido Comunista) y Ramiro Valdés (comandante de la Revolución y vicepresidente de los Consejos de Estado) específicamente”, afirmó el doctor Andy Gómez, profesor retirado de la Universidad de Miami (UM) y exdirector del Instituto de Estudios Cubanos y Cubano-Americanos de la UM.

Un cambio que podría parecer significativo es el recién anunciado proceso de reforma constitucional, que busca –entre otras cosas– limitar a 10 años el cargo presidencial. Sin embargo, Suárez explicó que se trata de una propuesta que ya había anunciada por Raúl Castro antes de su salida de la Presidencia, aunque no pudo llegar a ejecutarla, al menos no con su nombre en el cargo de presidente. “Díaz-Canel lo que ha hecho ahora es continuar eso que Raúl no hizo. Raúl ya había aceptado retraso con el tema de la reforma constitucional”, apuntó el periodista.

“La Revolución se quedó allí, en 1959”

Más allá de una ideología política, lo que ocurrió en el 1959 para Suárez fue una “verdadera Revolución” en Cuba, una ley de reforma agraria, reforma de la vivienda, acceso gratuito a los cuidados de salud y educación, beneficios laborales para los trabajadores que antes no existían, como el acceso a las licencias de maternidad sin que eso significara que una mujer se exponía a perder su empleo. Pero luego todo se detuvo.

“La Revolución se quedó allí, en 1959, se quedó en los años 60 y no han seguido haciendo reformas, de modo que ya no es una Revolución. Fue una Revolución en un momento, ahora mismo es una especie de Estado totalitario donde los trabajadores se ven como una masa que tiene que apoyar cualquier visión, cambio o ratificación que haga la Revolución de su propia política”, señaló, al tiempo que habló de otras demandas de la ciudadanía, sobre todo en términos de libertad de asociación y expresión de prensa.

A un mes y medio de la transición presidencial, no parece haber indicios de nuevas reformas de política pública que modernicen la Revolución.

Suárez no prevé tampoco grandes cambios para los trabajadores. Si bien, por ejemplo, Díaz-Canel marchó el 1 de mayo junto a la clase trabajadora del país, los sindicatos que representan cada sector trabajador “están secuestrados” por parte de un poder político que los mira como simples instrumentos para controlar a las grandes masas trabajadoras.

“Con los sindicatos secuestrados sería imposible ejercer una especie de lucha social incluso por la vía pacífica que te lleve a cambios, ni siquiera cambios radicales, pero digamos a reformas dentro del sistema”, sostuvo.

Aunque todos los entrevistados coincidieron en que aún es muy pronto para evaluar el trabajo del nuevo presidente, también expresaron que no prevén que Díaz-Canel traerá una modernización de la Revolución o sus preceptos. Dos ciudadanos cubanos residentes de La Habana, de 45 y 58 años que prefirieron no ser identificados, expresaron a Metro sentir de cara al futuro de la nueva Presidencia.

“No espero nada, pues llevo mucho tiempo esperando, los hechos y las realidades dirán la ultima palabra”, apuntó uno de los cubanos.

“No pienso que Díaz-Canel traerá un cambio en las propuestas de la Revolución. No, mientras exista asesoramiento interno basado en viejos preceptos y tampoco si existe algún tipo de condición impuesta por gobiernos extranjeros”, opinó el otro.

Señalaron, además, que el estancamiento de la Revolución no es meramente el resultado de obstáculos al interior de Cuba o fallas en el sistema de Gobierno.

“El principal obstáculo, creo, es la obstinación de Estados Unidos en obstaculizar las relaciones, eso es totalmente negativo para los cubanos. Muchos de la elite en el Gobierno de Estados Unidos lo piensan, pero se habla mucho de errores en la política de Cuba, cosa que también es innegable. Para mí, el principal error de la política de Estados Unidos es su actual presidente (Donald Trump), lo que atenta contra futuras relaciones entre ambos gobiernos”, apuntó uno de ellos.

Si pudiera haber una modernización en la Revolución, habría que esperar al menos hasta 2021 o 2022, indicó Suárez. Para esa fecha, se prevé que Raúl Castro entregará su puesto de primer secretario del Partido Comunista y Díaz-Canel podría asumir ese cargo. Desde el punto de vista del periodista cubano, eso le daría al nuevo presidente “una especie de poder real” que ahora, no existe.


Noticias Relacionadas