Manifestantes sostienen pancartas en las que se lee "Parad de bombardear Siria" o "Bienvenidos Refugiados", durante una protesta contra los ataques aéreos en Siria coordinado por EEUU, Francia y R. Unido, en las inmediaciones del Parlamento de Londres (Reino Unido) hoy, 16 de abril de 2018. EFE/Metro
Manifestantes sostienen pancartas en las que se lee "Parad de bombardear Siria" o "Bienvenidos Refugiados", durante una protesta contra los ataques aéreos en Siria coordinado por EEUU, Francia y R. Unido, en las inmediaciones del Parlamento de Londres (Reino Unido) hoy, 16 de abril de 2018. EFE/Metro

Mundo por AFP,

Reino Unido y Estados Unidos emitieron este lunes una inusual alerta conjunta respecto a la “ciberactividad maliciosa” del Estado ruso contra administraciones e infraestructuras.

El alerta técnico fue emitido en un comunicado conjunto del Centro de Ciberseguridad Nacional (NCSC) británico y, por parte de Estados Unidos, del FBI y el Departamento de Seguridad Interior.

“Los objetivos de esta ciberactividad maliciosa son principalmente los gobiernos y las organizaciones del sector privado, los suministradores de infraestructuras cruciales y los suministradores de acceso a internet”, indicó el comunicado.

Las instituciones advirtieron a todos los proveedores de servicios de internet y a los clientes particulares a considerar el alerta, luego de que las agencias gubernamentales descubrieran ataques cibernéticos contra dispositivos de internet. Sin embargo no dieron detalles de la fecha o magnitud de estas acciones.

“El estado actual de las redes estadounidense y británica, asociada a una campaña del gobierno ruso para aprovechar estas redes, amenaza nuestra seguridad y nuestro bienestar económico”, sostiene el alerta.

La publicación de este comunicado ocurre en un momento de alta tensión entre estos dos países y Rusia. Washington y Londres realizaron junto a Francia bombardeos coordinados el sábado contra el régimen sirio de Bashar al Asad, aliado de Moscú.

Además se suma el caso del envenenamiento del exespía ruso, Serguéi Skripal y su hija, en una ciudad inglesa, que Reino Unido atribuye a Rusia.


Noticias Relacionadas