EE.UU. es el único país que de momento se ha postulado para recibir la próxima reunión del los mandatarios continentales, un evento que se realiza cada tres años y que precisamente arrancó en 1994 con un encuentro en Miami. / Getty Imags
EE.UU. es el único país que de momento se ha postulado para recibir la próxima reunión del los mandatarios continentales, un evento que se realiza cada tres años y que precisamente arrancó en 1994 con un encuentro en Miami. / Getty Imags

Mundo por EFE,

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, defendió hoy las relaciones con Latinoamérica, con la que, dijo, su país comparte vínculos geográficos, históricos y la aspiración por la libertad.

“Nuestras naciones está unidas por geografía, historia y la aspiración de libertad”, afirmó Pence en el que fue el último discurso de los mandatarios que participaron hoy en la VII Cumbre de las Américas, celebrada en Lima.

Pence, que dedicó una buena parte de sus palabras a la crisis de Venezuela, trataba de disipar así los temores de los países de la OEA sobre un nuevo proteccionismo estadounidense o barreras que perjudiquen sus intereses políticos y comerciales.

“América primero no quiere decir América sola”, subrayó el vicepresidente al recordar que “la misión histórica de América ha sido la de ofrecer una tierra de libertad”, argumentó que reiteró en tres ocasiones.

Y recordó que EE.UU. comercia con sus vecinos del hemisferio occidental tres veces más que con China, y está tratando de actualizar su tratado de libre comercio con México y Canadá (“estamos muy cerca de un acuerdo”).

También mencionó el proyecto de Ivanka Trump -la hija del presidente Donald Trump- para empoderar a empresarias por todo el continente, que supondrá a las arcas estadounidenses una inversión “sin precedentes” de 150 millones de dólares.

Pero apuntó que “la seguridad es la base de la prosperidad” y que el continente debe afrontar amenazas como “bandas criminales”, “terroristas” y la migración de personas que cruzan fronteras, problemas en los que Washington está “trabajando duro” y lo hace con los países de la región, incluido México.

/ Getty Images

Como parte de ese compromiso con el “hemisferio occidental”, reveló que su país pedirá albergar la próxima Cumbre de las Américas.

“Queremos anunciar hoy que para dentro de tres años, en 2021, pediremos organizar la IX Cumbre. Veremos si lo hacemos tan bien como Perú”, dijo un sonriente Pence ante los líderes del continente.

EE.UU. es el único país que de momento se ha postulado para recibir la próxima reunión del los mandatarios continentales, un evento que se realiza cada tres años y que precisamente arrancó en 1994 con un encuentro en Miami.

En la parte más crítica de su discurso estuvieron Cuba y Venezuela, regímenes que describió como “despóticos” y “tiránicos”.

“Mientras hablamos, un cansado régimen comunista continua empobreciendo a su pueblo, y niega los derechos más fundamentales en Cuba”, afirmó provocando al final de su discurso una esperada réplica del ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez.

En cuanto a Venezuela, atribuyó toda la responsabilidad de la crisis al presidente Nicolás Maduro de quien dijo: “Prometió seguridad y el país es un caos”.

“Bajo el régimen de Maduro, Venezuela es un estado fallido. Estados Unidos no se quedará inerme mientras Venezuela se desploma”, insistió.

El vicepresidente mantuvo el viernes una reunión con disidentes venezolanos, y describió la huida de ese país como “el mayor éxodo en la historia del hemisferio”.

“EE.UU. y sus socios deben estar preparados para hacer más, mucho más, por el pueblo de Venezuela”, advirtió al acusar de nuevo a Maduro de no permitir la entrada de ayuda humanitaria por “no aceptar que hay una crisis”.

Y en un mensaje a la disidencia venezolana y al régimen de Maduro aseguró que: “No descansaremos hasta que haya libertad en Venezuela”.


Noticias Relacionadas