Mundo por EFE,

Solitario y obsesionado con las armas, Nikolas Cruz ya era temido por sus compañeros de la secundaria Marjory Stoneman Douglas. Muchos sabían que el joven de apenas 19 años era un peligro para quienes lo rodeaban, basándose en sus antecedentes conflictivos.

Antes de ser expulsado por indisciplina, algunos alumnos ya habían sufrido sus amenazas e incluso comentaban que, si alguna vez se desataba un tiroteo dentro de la institución, el tirador sería, sin duda, Nikolas Cruz. Al sospechoso, de hecho, se le había prohibido ingresar al centro de estudios con mochila.

Callado y respetuoso en clase, era un marginado de la vida social de la escuela; un muchacho retraído que presumía de tener armas. Incluso solía llevar algunas encima, mismas que no tenía reparo en enseñar.

En su cuenta de Instagram, ahora eliminada, había colgado varias fotografías en las que se exhibía empuñando pistolas y cuchillos.

Se cree, además, que había recibido entrenamiento militar, formando parte del Cuerpo de Entrenamiento de Oficiales de Reserva Junior, según medios internacionales, aunque la policía aún no ha confirmado esta versión.

Habría activado una alarma de incendios antes de empezar a disparar. “Conocía perfectamente la escuela y estaba al tanto de los procedimientos de seguridad, porque había participado en muchos simulacros de incendio. Además, sabía dónde estaría todo el mundo antes de entrar en el instituto”, dijo un alumno, citado por El País.

Actualmente, Cruz no estaba matriculado en la secundaria.

Mensajes “inquietantes”
El jefe de policía del condado de Broward, Scott Israel, explicó que las autoridades ya se encontraban examinando los perfiles de redes sociales de Cruz, entre los cuales se encontraron mensajes “muy inquietantes”, algunos en árabe.

.


Noticias Relacionadas