AFP
AFP

Mundo por AFP,

Responsables de la Casa Blanca defendieron ayer la gestión que ha hecho el gobierno de Donald Trump del escándalo por denuncias de violencia doméstica que provocó la renuncia de dos de sus colaboradores esta semana.

Luego de que el mandatario declarara el sábado que falsos señalamientos pueden “destruir” vidas, miembros de su equipo defendieron tanto el papel de Trump como el de su jefe de personal, John Kelly, en medio de la polémica.

“Creo que el presidente, como todos nosotros, está conmocionado por estas denuncias”, declaró a la ABC Kellyanne Conway, asesora de Trump, al ser preguntada sobre Rob Porter, quien se vio obligado a renunciar el miércoles a su cargo de secretario de personal de la Casa Blanca tras las denuncias que presentaron dos exesposas por agresiones físicas y maltrato sicológico, hechos que él niega. Conway dijo que el presidente presionó al trabajador en el momento en que tuvo evidencias creíbles contra él, una actitud respaldada por otros altos asesores de la Casa Blanca.


Noticias Relacionadas