Recep Tayyip Erdogan / Getty Images
Recep Tayyip Erdogan / Getty Images

Mundo por EFE,

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, afirmó el jueves que Estados Unidos corría el riesgo de “sacrificar” sus relaciones con Turquía, al culpar al embajador estadounidense en Ankara de la crisis abierta entre los dos aliados de la OTAN.

“Es el embajador de aquí el que ha causado esto”, declaró Erdogan en una reunión en Ankara, refiriéndose al enviado de Estados Unidos en Turquía, John Bass.

“Es inaceptable que Estados Unidos sacrifique un socio estratégico, como Turquía, por un embajador presuntuoso”, declaró.

La querella estalló al semana pasada cuando Turquía arrestó a un empleado turco del consulado de Estados Unidos en Estambul por considerarlo sospechoso de pertenecer a la red de Fethullah Gülen, el predicador exiliado en Estados Unidos al que Ankara acusa de haber urdido el golpe de Estado fallido del año pasado.

En respuesta, Washington suspendió la concesión de visados estadounidenses a Turquía, lo que llevó a Ankara hacer lo mismo para los ciudadanos estadounidenses.

Aunque los funcionarios turcos acusaron a Bass, el departamento de Estado norteamericano aseguró que el embajador había actuado en coordinador con el Gobierno de Estados Unidos.

Bass debería abandonar Turquía este fin de semana, pues este año había sido nombrado para la embajada de Afganistán.

“Si el gigantesco Estados Unidos está gobernado por un embajador en Ankara, qué vergüenza”, dijo Erdogan.

El lunes, la fiscalía turca citó a otro empleado local del consulado de Estados Unidos en Estambul.

Erdogan aseguró el jueves que el trabajador en cuestión se estaba escondiendo en el consulado, algo que Bass había negado el día anterior, diciendo a los periodistas que “nadie se está escondiendo en ninguno de nuestros locales”.

Las autoridades turcas detuvieron esta semana a su mujer, a su hijo y a su hija.

Ankara pretendía iniciar un nuevo capítulo en sus relaciones con Washington tras la llegada de Trump a la Casa Blanca pero estas se degradaron a raíz de una serie de disensiones, como el rechazo de Estados Unidos a extraditar a Gülen y el apoyo estadounidense a las milicias kurdas en Siria.

Erdogan sostuvo que la reacción de Estados Unidos al arresto de su empleado era “injusta” y “desproporcionada” y urgió a Washington a actuar con sentido común.


Noticias Relacionadas