Las hermanas del Hogar Nuestra Señora de la Providencia, en el Viejo San Juan, reciben la ayuda de voluntarios. / Dennis Jones
Las hermanas del Hogar Nuestra Señora de la Providencia, en el Viejo San Juan, reciben la ayuda de voluntarios. / Dennis Jones

Mundo por Lyanne Meléndez García,

La estructura, que carga 126 años de historia, sufrió daños similares al de muchos edificios de San Juan tras el azote del huracán María.

Techos en el suelo, ventanas rotas, puertas de aluminio fuera de su marco y placas solares caídas, fue parte del saldo que dejó el huracán en la edificación cuya distinción de las demás de la zona es que alberga 200 ancianos en su interior.

Se trata del Hogar Nuestra Señora de la Providencia, en el Viejo San Juan, que a dos semanas de uno de los fenómenos atmosféricos más fuertes que ha pasado por la isla, se sostiene actualmente con un generador, ante la falta de energía eléctrica.

Pero más allá de los daños estructurales, pues durante el huracán ningún viejito resultó herido, la angustia que viven ahora las monjas a cargo del lugar es que la atención a cada uno de los ancianos no se vea afectada por falta de alimentos, medicamentos, suministros o energía eléctrica.

Para ello, un elemento esencial en la aún emergencia ha sido los gestos piadosos de voluntarios que llegan al lugar a ofrecer suministros o bien sus manos para colaborar en la limpieza y atención a los ancianos que allí residen.

Esto pues tras el huracán, según contó a Metro, la encargada del lugar, sor Blanca Bravo, se han comenzado a ver cortos de diésel para la planta, ciertos alimentos, pampers y sábanas desechables para la cama y abanicos de baterías.

Por otro lado, una actividad que se hace necesaria y que han hecho poco a poco es la recolección de los escombros que cayeron durante el fenómeno atmosférico.

Con voluntarios del municipio de San Juan
Mientras Metro realizaba un recorrido por el lugar para ver los daños, llegaron más de 20 voluntarios del municipio de San Juan para colaborar.

De estos, cuatro personas fueron a servir almuerzo a los hombres y cuatro al grupo de mujeres. Otros ayudaron en labores de limpieza y a los empleados del lugar.

Manuel Calderón, uno de los coordinadores del grupo de voluntarios, dijo a Metro que se trataba de voluntarios adscritos al municipio de San Juan que llevan los pasados días impactando hogares con la ayuda de los legisladores Rossana López y Luis Vega Ramos.

Calderón también hizo un llamado a que aquellas personas interesadas se unan a grupos de voluntarios para impactar los hogares de ancianos.


Noticias Relacionadas