Desde la madrugada salieron a votar los catalanes, algunos hasta durmieron en las escuelas donde se realizó el referendo. / Getty
Desde la madrugada salieron a votar los catalanes, algunos hasta durmieron en las escuelas donde se realizó el referendo. / Getty

Mundo por Pablo Cavada /Metro World News,

Félix llegó a las 6 de la mañana a la escuela donde debía votar. Les habían comunicado que había que estar temprano, e incluso sus vecinos durmieron en la escuela para que no la cerraran. Los catalanes esperaban que la Policía Nacional y la Guardia Civil actuaran contra el referendo de independencia y estaban preparados para una jornada difícil este domingo.

+800 heridos dejó la jornada de violencia en las calles de Cataluña. Los datos de Interior cifran en 11 los agentes que han resultado heridos leves, nueve de la Policía y dos de la Guardia Civil.

Félix tuvo suerte, en su local de votación no se vivieron las escenas de violencia y represión que dieron la vuelta al mundo. Solo llegaron dos policías, unas 200 personas esperaban afuera de la escuela como un muro para impedirles el ingreso, lograron alejarlos sin violencia y tras una hora de problemas técnicos pudieron comenzar la votación.

La violencia fue denunciada en redes sociales. / Getty

 

“Era una cola increíble, yo nunca había visto tanta gente”, relata a Metro este catalán que pide quedar en el anonimato por temor a represalias. “Pararon la votación luego de 1.200 personas, para contabilizar los votos y volver a constituir las mesas y volver a empezar la votación para que cuando la Policía llegara encontrara la menor cantidad de votos posibles… Luego de que terminó la votación a eso de las 6 de la tarde fuimos con unas cien personas más a defender otra escuela”, prosigue.

Y es que más de 6 mil policías llegaron a Cataluña durante la semana en la antesala del referendo. Otros lugares de votación no tuvieron la misma suerte, las fuerzas de seguridad lograron cerrar 92 puntos y los enfrentamientos generados con la población dejaron cerca de 900 heridos.

Félix explica que no toda la Policía actuó de la misma forma: “La Policía Nacional y la Guardia Civil siguió órdenes. La Policía catalana tuvo respeto por la gente, un amigo que votó por el no, me contó que vio a uno llorando de emoción. Es la primera vez que he visto a una Policía cercana al pueblo, que defiende al pueblo”.

Las protestas no faltaron en Barcelona. / Getty

 

Para él, lo más importante para los catalanes ahora es lo cómo el mundo reaccione a lo que pasó. “Esta era la única vía de conseguir que se pudiera votar, porque en el Parlamento hay una clara mayoría apostando por el referendo, y lo único que queremos es un referendo como en Escocia o en Quebec. Pero hay un par de partidos que están en contra de eso y que nunca podamos decidir. Por eso nos interesa mucho que se conozca a nivel internacional. Son barbaridades lo que han hecho hoy, no había vivido nada igual en mi vida. Ahora veo que se ha llamado para una huelga general para el martes. Lo único que queremos es poder decidir y nada más. Nos hemos cansado”, finaliza.

Andrea Beltrán es nativa de Alicante, pero hace casi dos años vive en Barcelona y participó del proceso: “En los próximos días habrá más huelgas y habrá más gente en la calle. Quizás haya más detenciones, pero desde luego este no es el fin, es el comienzo y no sé si de algo bueno pero de una transición que no sé bien dónde nos va a llevar pero que parece distanciar bastante a la ciudadanía catalana que quiere la independencia y a la ciudadanía española y catalana que no la quiere. Entonces estamos ante una era difícil, ante muchos retos y me gustaría que la respuesta internacional llegue pronto, sobre todo de la Unión Europea, y facilite este proceso, sea el que sea”, dijo a Metro luego de asistir a la votación.

Los ciudadanos hicieron barreras humanas para evitar que la Guardia Civil llegara a los centros de votación. / Getty

 

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, anunció por la noche que llevará el resultado del referendo al Parlamento, lo que abre la opción de la declaración de unilateral de la independencia por parte de Cataluña.

Puigdemont denuncia uso de la violencia
El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont compareció para denunciar el “uso irresponsable, irracional y desmedido de la violencia” por parte de las Fuerzas y Cuerpo de Seguridad del Estado, a pesar de lo cual “no se ha impedido” que muchos catalanes hayan podido votar en el referendo del 1-O. Para el jefe del Govern, ante la “brutalidad policial” “está todo dicho”, porque la imagen del Gobierno ha llegado a unas cotas de “vergüenza” que “les acompañará siempre”.

La imagen de confrontación en las calles
Decenas de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil irrumpieron a la fuerza y con cargas en al menos una docena de colegios electorales y puntos de votación del 1-O repartidos por toda Cataluña para requisar urnas y evitar el referendo suspendido por el Tribunal Constitucional (TC). Las entradas comenzaron pocos minutos antes de que comenzara la votación y han dejado imágenes de tensión, violencia y centenares de heridos, algunos con golpes de porra en la cabeza y uno de ellos alcanzado en el ojo por una bola de goma.


Noticias Relacionadas