El presidente de Guatemala, Jimmy Morales /EFE
El presidente de Guatemala, Jimmy Morales /EFE

Mundo por AFP,

El presidente de Guatemala, Jimmy Morales, viajará el lunes a Nueva York para participar en la Asamblea General de la ONU, en medio de la crisis política en su país con protestas contra la corrupción y que piden su renuncia.

El mandatario realizará el viaje días días antes de un paro nacional convocado para el miércoles por grupos sociales, que exigen su renuncia y la depuración del Congreso por supuestamente favorecer la corrupción.

En Nueva York, Morales prevé participar el martes en la Asamblea General de la ONU y sostener reuniones bilaterales con la presidenta del Consejo Europeo, Kerti Kaljulaid y con el principado de Andorra, Antonio Martí Petti, según la agenda preliminar publicada por la cancillería este domingo.

La agenda presidencial, en principio, no incluye una reunión con el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, para tratar la crisis que atraviesa Guatemala luego de que Morales intentara expulsar al jefe de una comisión antimafias del organismo internacional, el exjuez colombiano Iván Velásquez, el 27 de agosto.

La orden de expulsión, suspendida definitivamente por el máximo tribunal del país, se dio dos días después de que Velásquez y la Fiscal General, Thelma Aldana, solicitaran quitar la inmunidad a Morales para ser investigado penalmente por supuesto financiamiento ilícito en su campaña electoral en 2015.

El gobernante mantuvo sus fueros el pasado 11 de setiembre, cuando el Congreso rechazó la solicitud para iniciar la investigación

Dos días después la crisis volvió a agudizarse, cuando el Congreso aprobó polémicas reformas al Código Penal, que buscaban blindar a los líderes políticos de posibles acusaciones por financiamiento ilegal y que permitían que delitos penados con hasta 10 años de prisión puedan ser excarcelables mediante fianza, cuando la norma original permitía este beneficio para delitos sancionados con hasta 5 años de cárcel.

Más de 400 delitos, el 89% de los establecidos en el Código Penal, entre ellos los de extorsión, asociación ilícita, enriquecimiento ilícito, robo agravado y cohecho activo y pasivo, quedaban eximidos de penas de cárcel.

Ante las protestas de la población que denunció esas decisiones como un “pacto de corruptos”, los diputados retiraron el viernes pasado las dos polémicas reformas al Código Penal y fueron archivadas. No “volverán a la vida jurídica” del país, afirmó el presidente del Legislativo, el opositor Óscar Chinchilla.

Tras la sesión del viernes en la que sepultaron los cambios al Código Penal, los diputados permanecieron unas siete horas en el interior del Parlamento, en cuyo exterior se desarrollaban tensas protestas contra la reforma. Finalmente fueron evacuados por la policía, que echó gas pimienta a los manifestantes para dispersarlos.


Noticias Relacionadas