/EFE
/EFE

Mundo por EFE,

Con al menos 90 muertos y más de dos millones de damnificados en el sur del país, la tragedia causada por el poderoso terremoto que sacudió México el jueves se recrudece con las horas, pese al llamado a la calma y el arribo de ayuda a las zonas más afectadas.

Ayer, el gobernador del estado de Oaxaca, la región más castigada y una de las más pobres, confirmó el fallecimiento de 71 personas y la afectación de unas 800.000 en su entidad, así como 324 escuelas con 42 daños totales.

Los municipios con más daños son Juchitán de Zaragoza, Unión Hidalgo e Ixtaltepec, aunque reconoció que se están evaluando otras localidades que también tuvieron “impactos importantes”.

El estado de Chiapas, frente a cuyas costas se originó el sismo de magnitud 8,2 registra al menos 40.000 viviendas afectadas, y la cifra de decesos se mantiene en 15.

Aunque hay reporte de daños en 122 municipios, la mayor parte se concentra en 82 localidades. Tonalá, Cintalapa, Parral, Venustiano Carranza y Pijijiapan son algunos de los municipios con más afectaciones.

El Gobierno estatal mantiene que hay alrededor de 1,5 millones damnificados, 70.000 de los cuales continúan en albergues. Además hay 980 escuelas y 48 centros médicos con daños en infraestructuras.

En el estado de Tabasco, la cifra de fallecidos se mantiene en cuatro, elevando el número total a noventa. No obstante, el dato es preliminar y puede seguir creciendo, a temor de cierto descontrol que se intuye en el manejo de cifras.


Noticias Relacionadas