/Cortesia
/Cortesia

Mundo por AFP,

El huracán Irma aumentó ayer su intensidad a categoría 4 en su avance inminente hacia las islas del Caribe, donde azotará hoy o mañana, mientras el estado estadounidense de Florida se declaró en emergencia para anticipar la embestida del ciclón.

“Irma es un huracán categoría 4 de la escala Saffir-Simpson (de 5). Se espera que se fortalezca más en las próximas 48 horas”, escribió el Centro Nacional de Huracanes (NHC), con sede en Miami.

Mientras, en una orden ejecutiva, el gobernador de Florida, Rick Scott, declaró en emergencia a todos los condados del estado, a fin de liberar recursos para que las administraciones locales y estatales estén preparadas para la llegada de esta “peligrosa tormenta” al final de la semana.

El ojo de Irma estaba la tarde de ayer a 790 km al este de las Antillas Menores y soplaba con vientos máximos sostenidos de 215 km/hora.

En su desplazamiento hacia el oeste a 20 km/hora, se espera que pase sobre este grupo de islas entre hoy por la noche y la mañana del miércoles, cuando alcanzará también Puerto Rico.

El NHC puso bajo advertencia de huracán las islas antillanas de Antigua, Barbuda, Anguilla, Montserrat, St. Kitts y Nevis, Saba, San Eustaquio, San Martín y San Bartolomeo.

Bajo vigilancia de huracán están Puerto Rico, las Islas Vírgenes y Guadalupe.

Una “advertencia” indica que el huracán es inminente en las próximas 36 horas, mientras la “vigilancia” señala que su llegada ocurrirá en 48 horas.

Según la trayectoria proyectada por el NHC, el ojo de Irma puede pasar el jueves y el viernes al norte de República Dominicana, Haití y Cuba, y luego proseguir directamente sobre las Bahamas y el sur de Florida el fin de semana próximo.

El NHC añadió que provocará marejadas de hasta 3 metros sobre el nivel normal del mar y lluvias de hasta 25 cm, además de oleajes “grandes y destructivos”.

Tener un plan

Florida, que fue azotado el año pasado por un degradado huracán Matthew, ordenó el estado de emergencia en sus 67 condados como medida preventiva aunque se desconoce la intensidad con la que Irma golpeará la región.

“El huracán Irma es una tormenta grande que implica riesgo de muerte, y Florida debe estar preparada”, escribió el gobernador Rick Scott en un comunicado.

“En Florida, sabemos que la mejor manera de proteger a nuestras familias en condiciones climáticas severas es teniendo un plan”, prosiguió, alentando a la población a revisar sus provisiones y buscar refugios cercanos.

Mientras, en Puerto Rico, el gobernador Ricardo Rosselló Nevares activó la Guardia Nacional y anunció la habilitación de albergues para 62.000 personas, así como la suspensión de las clases.


Noticias Relacionadas